Extremadura concederá ayudas para la instalación de jóvenes agricultores que prevén llegar a 1.600 personas

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura ha aprobado este miércoles un decreto por el que se establecen las bases reguladoras y la norma de aplicación del régimen de estas ayudas a la primera instalación de jóvenes agricultores.

La Junta de Extremadura concederá ayudas para la primera instalación de jóvenes agricultores, unas ayudas con las que prevé llegar a unas 1.600 personas para que puedan incorporarse a la actividad agraria.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura ha aprobado este miércoles un decreto por el que se establecen las bases reguladoras y la norma de aplicación del régimen de estas ayudas a la primera instalación de jóvenes agricultores.

La portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, ha informado en rueda de prensa, junto con la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García Bernal, de los acuerdos adoptados este miércoles en el Consejo de Gobierno.

- Advertisement -

Así, Gil Rosiña ha señalado que se prevé que se instalen 1.600 jóvenes, de los que se calcula que 1.200 de ellos serán varones, y las 400 restantes, mujeres, mientras que el tiempo de actividad prevista a desarrollar por los que se acojan a este decreto «será un 30 por ciento en ganadería, 45 por ciento agrícola, y 25 por ciento, mixta».

Este decreto recoge «dos novedades importantísimas», como son la de «establecer un pago adicional de 10.000 euros por ser una explotación de titularidad compartida», y por otro lado recoge «la posibilidad de incorporar en pequeñas explotaciones a tiempo parcial, para favorecer la compatibilidad de la actividad agraria con otras actividades complementarias».

En su intervención, la portavoz de la Junta ha señalado que estas ayudas a la incorporación de jóvenes agricultores buscan «el rejuvenecimiento de la población activa agraria», fomentando el «relevo generacional», así como «el fomento del empleo en el sector agrario».

De esta forma también se pretende «contribuir a la fijación de la población en el medio rural», así como «mejorar la competitividad de las explotaciones» de la región, ha explicado Gil Rosiña

En concreto, y según se recoge en el decreto, podrán ser beneficiarios de estas ayudas las personas físicas que no hayan sido titulares de una explotación agraria con anterioridad a los doce meses previos a la presentación de la solicitud y se instalen por primera vez en una explotación agraria como jefe de ésta o mediante titularidad compartida.

La ayuda consiste en una prima que comprende dos conceptos, una prima básica y unos incrementos. La cuantía de la prima básica se establece en 15.000 euros, que se podrán incrementar hasta un máximo de 70.000 euros, en función de que en el Plan Empresarial que presente el solicitante de la subvención esté prevista la realización de actuaciones y gastos para la puesta en marcha de la explotación, o, entre otras cuestiones, la generación de empleo adicional.

REGISTRO EXTREMEÑO DE TRASHUMANTES

Por otra parte, el Consejo de Gobierno ha aprobado este miércoles el decreto por el que se crea el Registro Extremeño de Trashumantes y se establecen las bases reguladoras de la concesión de ayudas a la trashumancia a pie.

Según ha explicado Gil Rosiña, este nuevo decreto «pretende establecer un mejor control de la cabaña transhumante extremeña», por lo que se ha considerado «conveniente la creación de un registro en el que habrá que estar inscrito para poder ser beneficiario» de las ayudas que van poner en marcha en el marco de este decreto.

Para ello, la Junta de Extremadura prevé destinar 100.000 euros en el próximo ejercicio 2017, cofinanciados en un 75 por ciento con el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) y en el marco del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020.

Según señala el Ejecutivo regioonal, los desplazamientos ganaderos norte-sur desarrollaron una red de comunicaciones que se mantiene en la actualidad, extendiéndose por doce comunidades autónomas y cuarenta provincias, con una longitud de 125.000 kilómetros y más de 400.000 hectáreas de superficie, de los cuales 7.200 kilómetros discurren por Extremadura, ocupando 30.000 hectáreas y llegando, en su día, a ser destino de tres cuartas partes de la cabaña ganadera.

La creación de este registro se justifica en la «necesaria apuesta por una ganadería de calidad que cumpla su función productiva», pero que, a su vez, sea «respetuosa y protectora de la naturaleza y que fomente el desarrollo social y económico de la población rural», con medidas de apoyo a la trashumancia que incentiven la incorporación de jóvenes al sector, así como mejorar el control de la cabaña trashumante extremeña.

Así, para poder acceder al Registro Extremeño de Trashumantes se deberá acreditar que se ha realizado la trashumancia con salida y/o llegada en Extremadura, al menos una vez, en los últimos cuatro años.

Podrán ser beneficiarios de las ayudas que se regulan en el decreto los ganaderos titulares de explotaciones agrarias, inscritas en el Registro Extremeño de Trashumantes y en el Registro de Explotaciones Ganaderas de Extremadura, con domicilio fiscal en la Comunidad Autónoma.

Explica la Junta de Extremadura que la cuantía de las ayudas dependerá de los diferentes tipos de explotaciones ganaderas, siendo de 4 euros por unidad de ganado vacuno y equino, al día; y de 0,60 céntimos por unidad de ovino y caprino, al día.

En todo caso, el importe máximo de la ayuda tendrá un límite de 5.000 euros por explotación ganadera. Además, el recorrido trashumante diario debe ser como mínimo de 15 kilómetros.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés