Monsanto ‘contraataca’ furibundamente

Además, en un comunicado, la compañía ha señalado que en los próximos años continuará revisando el marco regulador a nivel europeo y a nivel nacional y que no tiene «planes de introducir otros productos modificados genéticamente para su cultivo en Europa en un futuro próximo».

La multinacional de semillas Monsanto considera que la propuesta de los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea sobre organismos genéticamente modificados (OGM) es «populista» y que no debería hacer más «caso omiso a la ciencia».

Así se ha referido la empresa a raíz de la propuesta aprobada este jueves en Luxemburgo que aspira a dar más libertada a cada estado miembro en la toma de decisión de transgénicos. Por ello, ha manifestado que, de aprobarse definitivamente con la redacción actual fortalecerá los motivos de su decisión de invertir en tecnología de modificación genética fuera de Europa.

Además, en un comunicado, la compañía ha señalado que en los próximos años continuará revisando el marco regulador a nivel europeo y a nivel nacional y que no tiene «planes de introducir otros productos modificados genéticamente para su cultivo en Europa en un futuro próximo».

Así, estima que de ser aprobada como legislación, esta propuesta concedería a los Estados miembro opuestos a los OGM la posibilidad de restringir o prohibir la siembra de estos cultivos «por motivos no científicos» a pesar de que, según la compañía, los expertos de la UE han avalado su seguridad y de que se han cultivado «con éxito» en todo el mundo los últimos 20 años.

«Sería trágico-cómico, si no enviara tan mala señal al resto del mundo, que está bien hacer caso omiso a la ciencia y prohibir cosas por razones populistas», ha sentenciado.

A su juicio, el mero título de la propuesta ‘La posibilidad de que los Estados Miembro restrinjan o prohíban el cultivo de OMG en su territorio’, es una muestra de las objeciones de la UE a los transgénicos son «políticas más que científicas».

Asimismo, critica que la propuesta supone que los miembros de la UE que se oponen a estos cultivos tendrán la posibilidad de restringirlos o prohibirlos por motivos «no científicos» tales como «política pública», «política territorial» o «impacto socio-económico», mientras que antes cualquier prohibición debía estar basada en evidencias de efectos adversos.

En todo caso, en su comunicado Monsanto asegura que en Europa la empresa seguirá invirtiendo con vistas a largo plazo, para apoyar a sus «numerosos» clientes europeos con herramientas innovadoras que ofrecen a los agricultores la posibilidad de «cultivar más, mejor y empleando menos recursos».

Respecto a su producto OMG comercializado en Europa, el maíz MON810, recuerda que ha sido cultivado «con éxito» en España y Portugal, entre otros países europeos, aunque representa menos de un 1 por ciento de las ventas en Europa.

Finalmente, la multinacional reconoce que debe hacer más para comunicar sobre la ciencia y tecnología con la que trabaja y para construir un «entendimiento con el público en general» más allá de sus clientes.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés