Fortalecimiento de la autonomía de las pequeñas explotaciones mediante la certificación ecológica en grupo

Desde los años 1990, varios grupos y organismos de certificación han organizado voluntariamente para desarrollar la certificación en grupo basada en el control interno, a fin de reducir los costes y los tiempos de espera, incluso antes de que estos sistemas hayan sido reconocidos y reglamentados a nivel gubernamental.

Las pequeñas explotaciones, garantes de la economía rural y de la biodiversidad, juegan un papel esencial para la producción y la seguridad alimentaria. Según la FAO, alrededor de 1.5 billones de campesinos y campesinas trabajan en unas 400 millones de pequeñas explotaciones de menos de 2 hectáreas. Actualmente, la certificación en grupo significa para muchos de estos productores un medio eficaz para acceder a los mercados de productos ecológicos con todas las ventajas que ello conlleva. Organic Services, una empresa de consultoría internacional establecida en Munich, en colaboración con CERES, una entidad de certificación, ha creado un software de gestión para la certificación en grupo (‘Group Certification Management’), una herramienta muy eficaz para ayudar a profesionalizar las pequeñas explotaciones.

Los grupos de pequeños productores son los principales proveedores de té, café, cacao y otros productos. Los mercados y los consumidores del norte dependen de los pequeños productores del sur que se benefician del acceso a los mercados globales. Si el acceso a estos debe verse restringido, probablemente se producirá una disminución sustancial en el suministro de café ecológico en los principales mercados de consumo.

Los sistemas de certificación por tercera parte pueden suponer una carga elevada para los pequeños agricultores; la optimización de los costes para este tipo de productores es sinónimo de innovación y mejora de su situación. La normativa de producción ecológica pide que todos los operadores certificados se sometan al menos una vez al año a una inspección realizada por un organismo de control externo. Los costes de la certificación a menudo son demasiado elevados, especialmente por los productores de los países en desarrollo. Este riguroso sistema excluye, por tanto, muchos pequeños productores que no pueden acceder a los mercados ecológicos (y otros, como los de los productos de comercio justo, UTZ Certified, GLOBALGAP, etc.).

Desde los años 1990, varios grupos y organismos de certificación han organizado voluntariamente para desarrollar la certificación en grupo basada en el control interno, a fin de reducir los costes y los tiempos de espera, incluso antes de que estos sistemas hayan sido reconocidos y reglamentados a nivel gubernamental. Posteriormente, la intervención de IFOAM ha permitido armonizar el concepto mediante la realización de una amplia consulta profesional. La certificación en grupo implica el cumplimiento de las normas ecológicas y el establecimiento de un sistema de control interno (SCI) bajo la supervisión de una entidad central de control. Esta entidad central tiene por objetivo garantizar el cumplimiento de las normas ecológicas, establecer el sistema de control interno y coordinar la estrategia de marketing para la comercialización de los productos del grupo.

Una vez se ha establecido el sistema de control interno, el grupo se convierte en una sola unidad de producción. Si el sistema de control interno funciona bien, una entidad de certificación externa puede llevar a cabo una inspección anual y emitir la certificación a todo el grupo. Esta certificación se aplica tanto individualmente a cada productor, como en todas las actividades del grupo . En 2003, IFOAM presentó a la UE la cuestión de la «Posición de los pequeños agricultores ante la certificación en grupo para la producción y procesamiento de productos ecológicos» (‘Position on Smallholder Group Certification for Organic Production and Processing’). Las condiciones enunciadas en este documento recibieron un amplio consenso por parte del sector ecológico y la UE ha acabado finalmente por reconocer la certificación en grupo, aceptando todos los criterios establecidos por IFOAM. En 2004, IFOAM publicó un kit de formación para el establecimiento de un sistema de control interno para la certificación en grupo. Este material sigue siendo de gran utilidad para cualquier persona interesada.

Hoy en día, la certificación de grupo es una herramienta importante que permite que los pequeños productores obtengan la certificación ecológica y su acceso a los mercados internacionales ya todos los beneficios que esto conlleva. El concepto es aceptado por las diversas reglamentaciones vigentes, aunque nunca ha estado integrado aún como tal en cualquiera de ellas. El concepto ha sido incluido en las notas de recomendación de la normativa europea en materia de agricultura ecológica y en las del programa ecológico estadounidense NOP (National Organic Program), por ejemplo.

No se puede negar que los resultados de la certificación en grupo son heterogéneos. Los detractores de los sistemas de control interno se quejan de este hecho, de que las medidas de control interno establecidas para, y aplicadas por estos grupos, son inconsistentes. Esto llevó a la UE y EE.UU. a fortalecer e incrementar el número de inspecciones externas, lo que generó un sobre coste. Esto ha llevado incluso el establecimiento de un debate (en el contexto de la nueva normativa europea) de si este sistema se debe eliminar totalmente o no. Todo esto es preocupante, porque si los costes de este sistema deben aumentar mucho, o si el concepto mismo acaba desapareciendo, los pequeños productores les sería muy difícil, si no imposible, acceder a los mercados ecológicos.

Muchas organizaciones, entre ellas el FIDA, la FAO, el PNUE, así como empresas especializadas en la exportación y en la ayuda al desarrollo, están haciendo todo lo posible para ayudar a los pequeños agricultores. Una nueva iniciativa de la consultora Organic Services viene a hacer frente a la falta de instrumentos adecuados para crear grupos fuertes y estables que puedan acceder a los mercados adecuados. Esta empresa de consultoría internacional ha creado, en asociación con CERES, un organismo de certificación, una herramienta informática -Grupo de Integridad-, específicamente diseñada para ayudar a los grupos de pequeños agricultores a administrar mejor un sistema de control interno en el marco de una producción sometida a un acuerdo contractual (agricultura por contrato). Otros organismos de certificación (incluyendo el Instituto Biodinámico, IMO y la asociación Naturland) también participan en este proyecto.

Grupo de Integridad se basa en el software Ecert ®, una solución modular completa para auditorías, gestión de relaciones con los clientes y certificación, diseñado para los organismos de certificación y que se utiliza ampliamente en todo el mundo. Grupo de Integridad es una versión simplificada, más ligera y menos costosa de Ecert ®. La financiación se realiza sobre la base de una asociación público -privada financiada por la DEG (Deutsche Investitions-und Entwicklungsgesellschaft mbH), una sociedad alemana de inversión y asistencia al desarrollo.

Grupo de Integridad permite a los grupos de pequeños agricultores responder a las complejas exigencias administrativas y documentales de los diferentes esquemas normativos y de administrar el proceso de control interno. Todos los procedimientos y los datos internos se encuentran en una eficaz base de datos, que incluye la lista de los agricultores y de los diferentes cultivos, las acciones correctoras que se deben implementar, así como datos sobre las exportaciones, lo que facilita la entrega de la información requerida por la entidad certificadora externa. Este sistema evita los problemas de pérdida de datos o de recuperación de documentación en papel; permite llevar los datos al día y tenerlas disponibles en cualquier momento. También evita que el sistema de gestión del grupo se debilite en caso de cambios en el personal de administración o de supervisión, asegurando así la estabilidad y fiabilidad. Grupo de Integridad es un software multilingüe consultable en todo el mundo por Internet que no requiere instalación y se actualiza regularmente; que contiene una lista de los tipos de controles , gestiona múltiples estándares vez, contempla las principales normas de producción ecológica (como las normas europeas, americanas y japonesas, o los estándares de Naturland, Bio Suisse y Demeter), y los criterios de sostenibilidad ( por ejemplo, las impuestas por la Red de Agricultura Sostenible ( SAN), Comercio Justo, UTZ Certified o GLOBAL GAP).

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés