El sector de los transgénicos se pone ‘nervioso’ con la decisión de Europa

Por ello, reclama que todos los productos que cumplan con los requisitos de evaluación de riesgos con base científica, según lo establecido en la legislación europea, sean autorizados sin retrasos injustificados y que todos los agricultores y ganaderos europeos tengan la libertad de acceder a ellos.

La Fundación Antama, que promueve la investigación de los organismos modificados genéticamente (OMGs), considera que la decisión de la Eurocámara de dar libertad a los Veintiocho para aprobar o prohibir estos cultivos establece un «precedente peligroso» que envía una «señal negativa» a la industria y al sector agrario europeo.

La organización, integrada por las empresas de este sector, critica que la llamada «propuesta de nacionalización» de los OMGs permite a los Estados miembro rechazar formalmente una tecnología por razones «no científicas».

Por ello, reclama que todos los productos que cumplan con los requisitos de evaluación de riesgos con base científica, según lo establecido en la legislación europea, sean autorizados sin retrasos injustificados y que todos los agricultores y ganaderos europeos tengan la libertad de acceder a ellos.

En declaraciones a Europa Press, fuentes de Antama, sostienen que no apoyar el avance científico de la UE es «perjudicial para el crecimiento, la innovación, la inversión y la confianza del consumidor europeo, en el sector agrario como en cualquier otro sector económico».

Además, estiman que el acuerdo evidencia también la falta de voluntad de las instituciones europeas y de los Estados miembro para aplicar correctamente el marco regulatorio de autorizaciones existente para estos cultivos.

En este contexto, recuerda que el actual marco jurídico de la UE para el cultivo de productos modificados genéticamente, adoptado inicialmente en 2001 (Directiva 2001/18/CE), nunca ha sido aplicado correctamente. Es habitual que la votación para la aprobación de OMGs destinados para el cultivo no se llegue a realizar nunca vulnerando la legislación vigente. La Unión Europea acumula actualmente retrasos de 44 años en aprobación de OMGs.

De este modo, añade que el retraso no afecta únicamente al cultivo sino también y de forma muy grave a la importación de cultivos MG de los cuales los ganaderos europeos son fuertemente dependientes. Un total de 23 productos MG cuya seguridad ha sido evaluada de forma favorable están actualmente a la espera de la aprobación de la CE, entre los cuales 18 son para la importación. «Sin estas importaciones estamos abocando a nuestro sector ganadero a una pérdida total de competitividad y rentabilidad», han advertido.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Día Mundial del Olivo 2022

Alliums ecológicos son más nutritivos

Estrategia de algas de la UE

Lo ‘bio’ en Italia y Francia

La crisis afecta al sector ‘bio’