Los ayuntamientos no pueden imponer restricciones a las salidas de los perros a la calle

Ante las medidas impuestas en varios municipios, la Secretaría de Estado de Seguridad ha recordado a los ayuntamientos que no están facultados para ello.

esde que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo, las restricciones en los paseos de los perros han sido uno de los puntos más controvertidos dentro de las excepciones a las medidas implantadas. El Gobierno señaló desde el principio que las salidas de los perros a la calle para satisfacer sus necesidades fisiológicas están permitidas en el estado de alarma.

A pesar de ello, hemos recibido durante estas semanas multitud de mensajes de personas que nos contaban que, en algunos municipios, las autoridades locales y los cuerpos de seguridad estaban llevando a cabo restricciones que no se contemplaban en el real decreto emitido por el Gobierno, llegando incluso a interponerse multas o amenazas de multa a varias personas.

Varios ayuntamientos han emitido bandos municipales con medidas muy dispares que restringen la distancia máxima que pueden cubrir las personas con sus perros.

Es el caso de La Bañeza (León),  donde se permite llegar hasta 500 metros del domicilio, o de Montilla (Córdoba), Gijón, Avilés y Oviedo, en Asturias, entre otros municipios, que han restringido el paseo a 200 metros como máximo del domicilio. El caso más restrictivo, según hemos sabido, es el de Arquillos (Jaén), cuyo ayuntamiento limitaba la distancia máxima a solo 5 metros.

- Advertisement -

Otros ayuntamientos, como Algete y Tres Cantos, en la Comunidad de Madrid, establecían, además de la restricción en la distancia del domicilio, horas concretas para sacar al perro, algo que contradice una de las recomendaciones del Gobierno: priorizar horarios de menor afluencia. Estas restricciones generan infinidad de problemas, pero además no pueden imponerse desde los ayuntamientos.

Nos hemos dirigido a todos ellos, por escrito, instándoles a rectificar.

Ayuntamientos obligados a rectificar

La Secretaría de Estado de Seguridad ha emitido un comunicado recordando a los ayuntamientos que no pueden imponer este tipo de restricciones y que, en cualquier caso, las autoridades locales solo pueden adoptar medidas que sirvan para la ejecución de las órdenes directas de la autoridad competente.

Es decir, los ayuntamientos no están facultados para imponer este tipo de restricciones a los paseos de los perros.

Ante el comunicado de la Secretaría de Estado de Seguridad, son varios los consistorios que se han visto obligados a retirar las restricciones de distancia en las salidas de los perros a la calle. Los municipios madrileños de Algete y Tres Cantos son un ejemplo.

Además, desde PACMA hemos conseguido que los ayuntamientos de Monterrubio de la Serena (Badajoz), Hoyos (Cáceres), Montilla (Córdoba) y Astigarraga (Gipuzkoa) también nos confirmen que retiran los bandos restrictivos.

Las salidas de los perros a la calle, una excepción pensada para satisfacer las necesidades de los animales

Desde PACMA hemos señalado en repetidas ocasiones en estas semanas que los agentes de la autoridad y los ayuntamientos estaban tomando medidas fuera del marco de la autoridad competente, y hemos difundido varios de los casos que nos han llegado, muchos de los cuales incluían multas a los paseantes y comportamientos abusivos por parte de algunos agentes. Unas sanciones que, a tenor del comunicado de la Secretaría de Estado de Seguridad, no tienen justificación.

Aun así, es importante recordar que las salidas de nuestros perros a la calle durante el estado de alarma no son una excusa para salir de casa y dar un paseo, sino una excepción que sirve únicamente para satisfacer las necesidades fisiológicas de los animales con los que convivimos. Por ello, pedimos responsabilidad a todas las personas que conviven con perros.

Debemos cumplir todas las medidas de seguridad: solo debe salir una persona con el perro, manteniendo en todo momento la distancia con otras personas, y reduciendo el paseo a lo estrictamente necesario para que el animal haga sus necesidades.

Se trata de una excepción pensada para que nuestros perros mantengan su integridad física y mental, no una excusa para saltarse el confinamiento. Actuar con responsabilidad es ahora mismo fundamental para asegurarnos de que no se retire este derecho a nuestros animales.

Fuente: Pacma

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés