Las políticas de la Comisión Europea perjudican el recorte en la emisión de gases de invernadero del transporte

Los resultados mostraron que se considera que las políticas vigentes carecen de ambición suficiente y hay desacuerdo interno sobre quién es el responsable de la elaboración de la política. Además, se alude a un problema de escasez de datos, sobre todo en saber si la Unión Europea está en el camino de cumplir los objetivos.

Una investigación publicada en ‘Journal of Transport Geography’ ha encontrado que las políticas de la Comisión Europea perjudican el recorte en la emisión de gases de invernadero del transporte.

El transporte es un contribuyente importante y creciente para el cambio climático. Para llegar a niveles «seguros» de calentamiento global, se necesitan reducciones sustanciales de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector del transporte. Dentro de la Unión Europea, se han realizado promesas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector en un 20 por ciento en 2020 y el 40 por ciento en 2030 frente a los niveles de 1990.

Un equipo internacional de investigadores de las universidades Linnaeus, en Suecia; de Surrey, en Reino Unido, y ‘Buckinghamshire New University’, también en Reino Unido, entrevistó a responsables de políticas en tres direcciones generales de la Comisión Europea sobre responsabilidades para el desarrollo y la aplicación de políticas, su comprensión de los objetivos de mitigación y la cronología, y si el proceso de la política está en el camino de alcanzar los objetivos climáticos para el sector del transporte.

- Advertisement -

Los resultados mostraron que se considera que las políticas vigentes carecen de ambición suficiente y hay desacuerdo interno sobre quién es el responsable de la elaboración de la política. Además, se alude a un problema de escasez de datos, sobre todo en saber si la Unión Europea está en el camino de cumplir los objetivos.

ALGUNAS MEDIDAS FAVORECEN A LA INDUSTRIA

Algunos responsables de estas políticas favorecen los objetivos económicos por encima de los ambientales y de sus propias experiencias profesionales en la industria están creando un sesgo al servicio de los intereses de los grupos de presión de la industria. Se ve que es injusta la indulgencia hacia las industrias de la aviación y del automóvil.

Estos responsables tienen puestas sus esperanzas en nuevas tecnologías ‘bala de plata’ para ayudar a reducir las emisiones. En todo caso, entienden que se necesita un mayor liderazgo en la mitigación del cambio climático para el sector del transporte en los más altos niveles dentro y entre las direcciones generales.

El coautor del estudio, el doctor Scott Cohen, de la Universidad de Surrey, señala: «Con las emisiones del transporte en alza, pasando del 18,8 por ciento en 1990 al 25,3 por ciento en 2012, y con la posibilidad de que este número siga aumentando, se ha vuelto crucial abordar los objetivos en relación al cambio climático específicamente en el sector del transporte».

«Nuestro estudio ha revelado que hay problemas fundamentales con los procesos políticos de la Unión Europea que regulan las metas sobre el cambio climático. Está claro que deben abordarse con urgencia si queremos tener alguna esperanza de introducir políticas en el transporte que tengan alguna importancia en los esfuerzos globales para mitigar el cambio climático», concluye.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés