El gobierno de Londres impone un impuesto por contaminación a los vehículos diésel que circulen en la ciudad

Khan ha señalado que hay niños con insuficiencia pulmonar y adultos que sufren muchas enfermedades que tienen que ver con «la mala calidad del aire», entre dichas enfermedades ha citado el asma, la demencia o incluso las apoplejías, en declaraciones a la agencia de noticias Reuters.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha anunciado este lunes la aplicación de un nuevo impuesto sobre los vehículos más antiguos que siguen funcionado con diésel y que incrementan la contaminación que sufre la ciudad, al entender que el aire londinense está en «malas condiciones» y puede llegar a ser «un asesino».

Khan ha señalado que hay niños con insuficiencia pulmonar y adultos que sufren muchas enfermedades que tienen que ver con «la mala calidad del aire», entre dichas enfermedades ha citado el asma, la demencia o incluso las apoplejías, en declaraciones a la agencia de noticias Reuters.

Asimismo, Khan ha subrayado que este nuevo impuesto podría ser un aliciente que animase a muchas personas a comprar vehículos más respetuosos con el medioambiente en una de las mayores ciudades de Europa, al tiempo que ha declarado que espera que este impuesto permita reducir los niveles tóxicos del aire.

- Advertisement -

Los conductores ya pagaban unos 13 euros para poder entrar al distrito financiero y a ciertas partes del oeste de Londres para evitar la congestión de vehículos que se suele producir. Sin embargo, aquellas personas con vehículos de gasolina y diésel registrados antes del 2006 deberán pagar 11 euros más.

El impuesto se aplicará sobre unos 34.000 vehículos cada mes, del total de 535.000 vehículos que entran cada día al área metropolitana, según ha anunciado el despacho del alcalde. Esta cifra fija un precedente para futuras políticas como la creación de una zona de emisiones ultra bajas para finales de 2020.

Desde el escándalo de manipulación de mediciones de gases contaminantes de Volkswagen en 2015, varias capitales como Madrid, París y Atenas anunciaron planes enfocados en reducir la contaminación de vehículos diésel, aplicando prohibiciones, multas y restricciones.

El Gobierno conservador de Reino Unido ha asegurado que los coches diesel estarán prohibidos en 2040, al tiempo que ha explicado que entendía «inmediata» la aplicación de este nuevo impuesto para que los dueños de los vehículos se planteen cambiar sus viejos modelos.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés