Andalucía trabaja para tener un sector agrícola de producción sostenible para afrontar el calentamiento global

De esta manera, ha recalcado que en el proceso de tramitación se han recogido en el texto numerosas aportaciones de la sociedad civil, de las administraciones públicas y de las empresas.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, ha participado en la inauguración del Foro Agrícola de Cajasol sobre Cambio Climático y Agricultura. En el encuentro, Fiscal ha afirmado que, ante las amenazas de las consecuencias del cambio climático, «entre todos seamos capaces de impulsar un sector agrícola que siente sus cimientos en una producción socialmente rentable y económicamente sostenible».

El titular de Medio Ambiente ha explicado que, en lo relativo a la lucha de cambio climático, el momento actual es «clave» para el conjunto del país y para Andalucía en lo que al debate y avance normativo se refiere. En este sentido, se ha detenido en la Ley de Medidas frente al Cambio Climático, la norma que está impulsando la Junta de Andalucía y que afronta sus últimos pasos después de que el Consejo de Gobierno aprobara su elevación al Parlamento.

De esta manera, ha recalcado que en el proceso de tramitación se han recogido en el texto numerosas aportaciones de la sociedad civil, de las administraciones públicas y de las empresas.

Sobre la ley, el consejero ha recalcado que «se hace necesaria la promulgación de una norma que permita colmar el vacío legal existente en la regulación de las emisiones difusas de gases de efecto invernadero y elevar a rango de ley todo lo hecho anteriormente». Tras explicar sus principales instrumentos de planificación, se ha centrado en las medidas de mitigación y adaptación vinculadas a la agricultura en la región, puesto que el sector el 19 por ciento de las emisiones difusas, con un margen de reducción «importante».

Ha señalado que el Inventario Andaluz de Emisiones incorpora la estimación de la absorción por sumideros de CO2, ligada fundamentalmente a las actividades forestales y de gestión de tierras agrícolas. Con un sector tan crucial en Andalucía, «todos los esfuerzos serán pocos», según el titular andaluz de Medio Ambiente, que habla de una concienciación «creciente», pese a lo cual hay que mantener los esfuerzos en este sentido.

En relación a las medidas de adaptación, la ley se centra en el fomento de la sostenibilidad agraria mediante el impulso del ahorro energético y las energías renovables en la industria agroalimentaria, apoyando a la agricultura ecológica y de conservación, y concentrándose en acciones para la forestación de tierras agrarias, la mejora del conocimiento sobre las emisiones y captaciones de gases de efecto invernadero asociados a la agricultura o la formación de agricultores para el fomento de la aplicación de buenas prácticas.

Asimismo, la norma, en materia de mitigación, también incide en las acciones destinadas a la reducción de emisiones procedentes de la fermentación entérica, de la gestión de los estiércoles, de la fertilización nitrogenada y de los arrozales, así como la conservación y aumento de la biomasa aérea y el carbono orgánico en el suelo.

El consejero se ha referido también a otras medidas de la Junta de Andalucía, como los elementos programáticos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural para impulsar medidas de relación directa o indirecta con la adaptación y mitigación del cambio climático, como son el Plan Estratégico para la Agroindustria 2016-2020; la Estrategia de Gestión de Restos Vegetales, en la cual colaboran ambas consejerías; o el III Plan Andaluz de la Producción Ecológica.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés