No se puede permitir que la nube toxica de ayer en la Comarca de Avilés quede sin responsable

Cuando no es una nube, es una fuga, o un vertido, no hay mes que no haya un accidente en algunas de las instalaciones industriales de la comarca.

El Colectivo Ecologista de Avilés ha exigido a la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado que se sancione al responsable del nueve escape toxico en la comarca de Avilés que mantuvo en alarma a miles de vecinos de Avilés y Castrillón durante casi 1 hora, que olieron el fuerte escape toxico que hubo. Pero como esta Consejería no da datos en continuo de las estaciones privadas y las públicas las tienen donde las tienen, a mayores por la tarde no tienen vigilantes, cuando quieran hoy mirar igual ya no descubren nada por más que tengan monitorizadas los principales focos contaminantes de las empresas de la comarca.

Cuando no es una nube, es una fuga, o un vertido, no hay mes que no haya un accidente en algunas de las instalaciones industriales de la comarca. No valen los expedientes ya, que son un camelo que después de muchas años y juicios acaban en nada o en una multa por la que le sale más barato contaminar que evitarlo. Estamos hablando de la salud de las personas todos los días durante muchas décadas. Luego nos dicen que somos exagerados los ecologistas, pues oliendo y mirando se comprueba.

Los niños son, junto con las mujeres embarazadas, los enfermos y las personas mayores, una población más vulnerable a los efectos de la contaminación atmosférica. Esta mayor vulnerabilidad de los niños se debe a diferencias en la exposición, a su inmadurez fisiológica y al mayor tiempo de vida después de la exposición. Además, los niños inhalan un volumen de aire proporcionalmente mayor que los adultos.

La evidencia científica no sugiere ningún umbral por debajo del cual no se prevean efectos adversos en salud tras la exposición a los contaminantes. Aún por debajo de los niveles de calidad de aire considerados como seguros por la legislación ambiental, los contaminantes se asocian con efectos nocivos sobre la salud, por lo que la OMS recomienda lograr las concentraciones de contaminantes más bajas posibles. Los picos de contaminación atmosférica disparan los ingresos hospitalarios en Asturias por enfermedades respiratorias de acuerdo a un estudio epidemiológico realizado por la consejería de Sanidad del Principado de Asturias y presentado el año 2016.

Vamos seguir insistiendo que queremos empleo industrial, pero no a cualquier precio, menos a cuenta de nuestra salud como permite el Principado y los Ayuntamiento que muchas veces son cómplices de esta lamentable situación que llevamos años padeciendo por permitirla continuamente, mirando para otro lado. Esperemos que esta nueva fuga toxica no quede como otras muchas sin responsable.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés