Sevilla. El protocolo de actuación de episodio de contaminación atmosférica, poco operativo y efectivo

La realización de estos protocolos de actuación o de acción y de contingencias, para reducir la contaminación, son obligatorios según la legislación vigente del 2007.

El protocolo de actuación de episodio de contaminación atmosférica del Ayuntamiento de Sevilla que presenta de urgencia este viernes en el pleno para su aprobación, es poco ambicioso y no operativo.

La realización de estos protocolos de actuación o de acción y de contingencias, para reducir la contaminación, son obligatorios según la legislación vigente del 2007. Hace cerca de un año, en noviembre del 2017 el Ayuntamiento de Sevilla anuncia la redacción de estos planes de mejora de calidad del aire, entre ellos el protocolo de actuación, después de que Ecologistas en Acción denunciara varios episodios de superaciones de los límites legales de contaminación atmosférica de dióxidos de nitrógeno (NO2) y en partículas en suspensión (PM10), según la normativa actual de calidad del aire, ante esta situación se debe de activar el protocolo de actuación para reducir inmediatamente la contaminación, que en esta ocasión el Ayuntamiento de Sevilla carecía de este protocolo.

Respecto al protocolo de actuación de episodio de contaminación atmosférica que presenta el Ayuntamiento de Sevilla:

- Advertisement -

No ha habido lugar a una participación activa de la ciudadanía en la confección del documento, tampoco ha pasado para su estudio, discusión y el visto bueno del Consejo Asesor y de Participación Pública de la Agencia de la Energía y para la Sostenibilidad de Sevilla del Ayuntamiento de Sevilla.

La zonificación de la ciudad es demasiado prolija y carece de sentido para el número de estaciones de que se dispone. Por ejemplo: la zona oeste no tiene medidor de ozono, o la zona centro-oeste no tiene medidores de PM10 ni ozono. Hay que agrupar en dos o tres zonas con dinámicas similares (centro y periferia/s).

Los umbrales de cada nivel de activación pueden estar bien para PM10 y NO2, pero en el caso del NO2 no se entiende que se exija que el incumplimiento se dé en dos o más estaciones, con una debiera bastar, como en los demás contaminantes. Los umbrales de cada nivel de activación son insuficientes para el ozono. La referencia deberían ser las guías OMS para la situación 1 de preaviso y el umbral de información. Además, para el ozono sólo se establecen medidas informativas, que no sirven para prevenir el episodio.

Las medidas informativas deberían incluir notificaciones específicas a centros sensibles (escolares, sanitarios, de la tercera edad y deportivos), en todas las situaciones. Asimismo, todas deben aplicarse en la situación 1 de preaviso. Las medidas de restricción de tráfico, que son las esenciales, se omiten para el ozono y se demoran en buena medida a la situación 3 de alerta, cuando las limitaciones de circulación deberían establecerse ya desde la situación 2 de aviso, donde actúan ya Madrid y Valladolid. Parece que el Ayuntamiento de Sevilla no está dispuesto a restringir el tráfico, ante esta situación el Protocolo no reduce la contaminación.

Permitir en situación 2 de aviso la circulación de coches con la etiqueta C, donde están los diésel euro 6, que según algunos estudios, son clasificado como unos de los motores que emiten más NO2. Sería más lógico la restricción general salvo residentes, eléctricos-híbridos, carga y descarga, transporte público y urgencias, o incluso por matrículas pares/impares, al menos hasta que la DGT establezca un etiquetado de los vehículos racional que discrimine a los diésel.

No es operativo asignar la responsabilidad de la aplicación de las medidas a una Comisión de una decena de personas que para cuando se quiera reunir presencialmente igual ya se ha pasado el episodio. Esto limita la operatividad del Protocolo, simplemente no se va a aplicar nunca. Las medidas deben aplicarse ejecutivamente por el Alcalde o Concejal Delegado, con el asesoramiento de las distintas partes implicadas, y sin perjuicio de la necesaria coordinación con la Junta de Andalucía y DGT para actuar sobre el tráfico y transporte público metropolitano, donde esa Comisión sí tiene sentido.

Por último, Ecologistas en Acción quiere recordar que las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire, pasan por la disminución del tráfico motorizado y la potenciación del transporte público (en especial el eléctrico). Es necesario además dar facilidades al peatón y a la bicicleta en las ciudades.

Fuente original: Ecologistas en accion

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés