La UE confirma que su compromiso de reducción de emisiones no superará el 20% si no le siguen otras potencias

Los Veintisiete, reunidos este miércoles a nivel de embajadores en Bruselas, acordaron «por unanimidad» que la Unión Europea mantendrá como «objetivo independiente un recorte del 20% y un objetivo condicionado del 30%». Así, la UE enviará en los próximos días a Naciones Unidas la notificación de estos compromisos y se espera que el resto de la comunidad internacional haga lo mismo, puesto que el plazo concluye el 31 de enero.

   Esta decisión «confirma que volvemos a hablar con una sola voz», celebró Espinosa al conocer la noticia mientras comparecía ante la comisión de Medio Ambiente de la Eurocámara, para explicar los detalles del programa que la presidencia española quiere desarrollar este semestre en materia medioambiental.

   Los eurodiputados se interesaron especialmente por los esfuerzos que prevé España para impulsar las negociaciones internacionales tras el fiasco de la conferencia sobre el Clima en Copenhague.

   A este respecto, la ministra española pidió a la Eurocámara que «no se deje llevar por la melancolía» y abogó por «dejar de pensar en lo que pudo ser y no fue, para mirar adelante, hacia México», en referencia a la próxima cita internacional en noviembre para buscar un compromiso vinculante.

   La UE debe centrarse en aplicar el Acuerdo de Copenhague e impulsar las conversaciones para avanzar «con rapidez y eficacia» hacia un acuerdo vinculante en la conferencia de México, añadió.

   «La lucha contra el clima es global, pero Europa tiene que seguir arrastrando a los demás. No podemos permitirnos que alguno quiera bajar de este tren . Fuimos pioneros y tenemos que seguir siendo pioneros», destacó la ministra para defender el papel jugado por Europa.

   Espinosa subrayó el liderazgo ejercido por la UE en el plano internacional y aseguró que fue gracias al empuje europeo que se logró avanzar, sin este liderazgo, insistió, «Copenhague hubiera sido un gran fracaso».

   En este sentido, se comprometió a «transmitir mensajes comunes» que hayan sido «enriquecidos» por todos los Estados miembros y que permitan avanzar «aunque sea con pasos muy pequeños, pero pasos seguros».

   También hizo referencia a las energías limpias porque Europa «es líder en muchas producciones de energías renovables» y auguró que, si se mantiene el mismo ritmo de crecimiento, la Unión Europea podrá «incrementar» el objetivo de que su consumo energético en 2020 proceda en un 20% de estas fuentes limpias.

PROTECCIÓN DEL SUELO

   Entre las prioridades españolas para este semestre figura impulsar el Libro Blanco sobre adaptación al cambio climático en políticas «críticas» como son la protección del suelo, la gestión eficiente del agua, la conservación de la biodiversidad y la agricultura y la pesca, enumeró la ministra.

   En opinión de Espinosa «no será fácil» cerrar un acuerdo para aprobar esta nueva norma sobre protección del suelo porque «existen dificultades para algunos Estados miembros», pero se mostró confiada en poder conseguirlo.

   Las reticencias de algunos países, entre ellos Francia y Alemania, «no significa que no haremos un esfuerzo final», explicó Espinosa, que señaló los intentos de España para «desbloquear» esta situación, antes incluso de ocupar la presidencia rotatoria.

   El esfuerzo español será ahora «mucho mayor» y adelantó que «desde esta tarde» se han previsto reuniones de carácter técnico con los países que rechazan esta norma tal cual está redactada para tratar de «aunar» los intereses de todos.

   En la agenda de la presidencia española también está el objetivo de adoptar unas conclusiones en la reunión de ministros de Medio Ambiente del mes de junio de un texto para la protección sostenible de los bosques, que en la actualidad sufren «daños enormes» que favorecen el avance del cambio climático.

   La gestión del agua es otra cuestión que preocupa a España y para la que hay que trabajar desde un enfoque medioambiental, pero también «social y económico», para «encontrar respuestas a los escenarios más previsible», como pueden ser inundaciones o sequías.

DEFIENDE LA LEY DE COSTAS

   Además de las cuestiones sobre cambio climático, protección de la biodiversidad y cuidado de los hábitats, la polémica creada por las denuncias de abusos urbanísticos en España contra propiedades de ciudadanos europeos también llegó a la comisión de Medio Ambiente.

   Como ya pasó la semana pasada con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo, un eurodiputado británico pidió explicaciones a Espinosa por este caso.

   La ministra argumentó que comparecía para defender los intereses europeos para evitar responder a la interpelación del eurodiputado. Sin embargo, aseguró que no quería hacer pensar que con esto pretendía «escapar» del tema y se comprometió a participar en un debate «monográfico» para que «no se confunda a España como país y a España como presidente de la UE».

   En cualquier caso, defendió la ley de costas española como «ley precursora a nivel mundial» y que tras más de 20 años desde su elaboración sigue siendo «referente» por su carácter «innovador».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés