La UE notifica a la ONU que la reducción de emisiones no superará el 20% si no le siguen otras potencias

Los países que suscribieron el acuerdo no vinculante de Copenhague –y que representan más del 80% de las emisiones globales– tienen hasta el 31 de enero de este año para notificar a Naciones Unidas sus compromisos concretos.

   En su carta, la UE confirma su compromiso con un proceso de negociación que permita limitar el calentamiento global en 2º grados con respecto a los niveles preindustriales, así como su voluntad de lograr un acuerdo «legalmente vinculante» que sustituya al protocolo de Kioto a partir de 2013.

   Para el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, el acuerdo de Copenhague supone la «base para construir el acuerdo futuro» y por ello instó a «todos los países» a unirse a este compromiso y notificar sus reducciones de emisiones o sus acciones de mitigación, tal y como ha hecho Europa.

   Por su parte, el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, destacó que se requiere una acción «rápida» para poner en marcha «los elementos clave» del acuerdo de Copenhague como, por ejemplo, la financiación para ayudar a los países en desarrollo, la lucha contra la deforestación y el desarrollo de tecnologías bajas en carbono.

   La ministra española de Medio Ambiente y presidenta de turno de la UE, Elena Espinosa, destacó en un comunicado el trabajo conjunto con los socios internacionales que está llevando a cabo la UE, con el objetivo de poner en marcha lo acordado en Copenhague «tan pronto como sea posible» y «construir el camino para lograr una Conferencia de las Partes exitosa en México».

   «La Unión Europa tiene una responsabilidad histórica, además de las capacidades y experiencia para integrar la lucha contra el cambio climático en su modelo de crecimiento y desarrollo, así como en su relación con terceros», concluyó Espinosa.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés