Greenpeace demanda una mayor voluntad política para evitar niveles récord de emisiones en 2011

Según ha explicado la responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace, Aida Vila, «después de los modestos avances de la cumbre de Cancún y de que en Bangkok se acordara, el pasado mes de abril, la agenda de la negociación climática para 2011, es momento de entrar en materia y de que los gobiernos de todo el mundo demuestren que su compromiso no es con la industria de los combustibles fósiles sino con la supervivencia, salud e intereses económicos del conjunto de los ciudadanos que les han elegido».

   Del mismo modo, la organización ecologista recuerda que, según el nuevo informe publicado el pasado mes por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, según siglas en inglés), es «técnicamente posible y económicamente viable» avanzar hacia un sistema energético basado en las energías renovables.

   En este sentido, Greenpeace añade que es «urgente» llevar a cabo este cambio, a la vista de los últimos datos publicados por la Agencia Internacional de la Energía que demuestran que las emisiones de CO2 «no solo no están descendiendo sino que su aumento ha sido mucho más rápido de lo previsto en los últimos meses, a pesar de la crisis económica».

   Según explica, esta situación ha generado un creciente movimiento en la Unión Europea a favor de un aumento del compromiso europeo de reducción de emisiones para 2020, por lo que Greenpeace recuerda que multitud de grandes empresas europeas, así como varios Gobiernos e instituciones, como la Comisión o el Parlamento Europeo, «son conscientes de los beneficios climáticos y económicos de asumir un compromiso europeo de reducción de emisiones del 30 por ciento».

   La organización recuerda que, «tras la publicación de varios informes al respecto, ha quedado demostrado que un mayor compromiso climático es, también, la mejor forma de generar empleo y riqueza en la UE y garantizar que Europa estará entre las potencias económicas mundiales a mediados de este siglo».

   «Negarse a asumir mayores compromisos de la UE en la lucha contra el cambio climático es lo mismo que condenar a los ciudadanos europeos a un sistema energético y económico del siglo pasado y hacer que el sector empresarial europeo pierda el tren de la competitividad» ha concluido Vila.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés