IU-ICV insta al Gobierno a establecer un impuesto de energía nuclear para contaminar menos

En el texto de la iniciativa, a la que tuvo acceso Europa Press, pide al Ejecutivo que en las comunidades autónomas que ya tuvieran aprobados con anterioridad a la entrada en vigor de esta propuesta otros tributos con el mismo hecho imponible, la compensación por parte del Estado consideran que deberá tener un alcance suficiente para compensar económicamente su derogación.

   Es más, plantean al Gobierno que una parte del rendimiento derivado de este impuesto quede afectado y se destine a un fondo de desarrollo de alternativas económicas a las zonas con centrales nucleares.

   En la exposición de motivos, IU-ICV explica que se pretende desarrollar uno de los «tributos imprescindibles» para una verdadera fiscalidad ambiental. En concreto, argumenta que se propone la creación del Impuesto sobre la energía nuclear, que constituirá un gravamen sobre la producción de energía termonuclear y sobre el depósito y el almacenamiento de residuos radiactivos.

PROBLEMAS NO RESUELTOS

   Así, señala que la imposición sobre la generación de energía nuclear se justifica por multitud de razones, entre las que destaca el impacto y riesgo ambiental que genera, problemas no resueltos como los residuos nucleares así como su importancia relativa sobre el total de producción eléctrica.

   A su juicio, otras razones pueden encontrarse «en los escandalosos bneficios» que obtienen las empresas eléctricas. En este sentido cita un informe de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), según dice avalado por expertos, en el que se desprende que los titulares de la centrales nucleares, debido a la mala regulación acumulan más de 2.000 millones de euros por los conocidos como «beneficios caídos del cielo».

   «Si a esto se le suma una política que a efectos prácticos conlleva el alargamiento de la vida útil de las centrales nucleares ya existentes, este acaba siendo un negocio para las empresas eléctricas», agrega.

   Es más, apunta que las instalaciones atómicas españolas, actualmente en funcionamiento, tienen una vida útil que depende principalmente de las decisiones políticas y de los problemas técnicos que puedan generar.

   Es por tanto lógico, según concluye, pensar que en un momento que se exige tanto esfuerzo a tantos sectores y a tanta gente, un sector como el nuclear aporte más para salir de la crisis dada la rentabilidad económica que reporta a las eléctricas.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés