Junta aprueba los escenarios climáticos que existirán en el futuro a largo plazo según las emisiones de C02

Según la resolución publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), se trata de la información de referencia a utilizar en el proceso de evaluación de la vulnerabilidad e impactos, y en la definición de medidas de adaptación al cambio climático en la planificación sectorial de aplicación en el ámbito de esta comunidad.

   En este sentido, la Consejería de Medio Ambiente ha precisado a Europa Press que los escenarios son definidos mediante estudios científicos y ha recordado que el Programa de Adaptación «afecta a todo el Gobierno andaluz, esto es, son escenarios oficiales que el resto de las consejerías tienen que tener en cuenta a la hora de planificar sus actuaciones». «No es lo mismo un escenario para diseñar los planes de infraestructuras de la Consejería de Obras Públicas con un escenario de más calor o de más lluvia», ha ejemplificado. Estos escenarios, según indica, afecta principalmente a los departamentos de Obras Públicas, Salud, Agricultura y Turismo.

   Partiendo de los conocimientos actuales, es posible anticipar la evolución que sufrirá el clima en función del modelo de desarrollo socioeconómico que prevalezca. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático, grupo de expertos creado en el año 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), ha podido establecer para el siglo XXI, a escala mundial, una serie de posibles escenarios de emisiones. Son 40 en total, agrupados en 4 grandes familias.

   La Consejería de Medio Ambiente ha calculado los escenarios climáticos esperables para Andalucía a lo largo del siglo XXI, donde se recogen los posibles efectos del cambio climático en las variables más significativas como las temperaturas máximas, temperaturas mínimas y precipitación. De otro lado, ha reiterado que estos escenarios, previsto hasta 2100, están diseñados en función del nivel de emisión de CO2. Además, ha explicado que en la Estrategia Andaluza contra el Cambio Climático, el Programa de Mitigación trabaja para reducir las emisiones, «una labor de todos, no solo responsabilidad de la Administración andaluza».

   Por otro lado, la Consejería de Medio Ambiente ha informado que se contemplan cuatro escenarios alternativos dependiendo de cómo enfoque la humanidad su futuro, manteniendo la prioridad en el crecimiento económico o dando mayor énfasis a la sostenibilidad. No obstante, para elaborar los escenarios climáticos para Andalucía se han tenido en cuenta los dos escenarios que con mayor probabilidad pueden acabar afectándonos, adaptándolos a los datos climáticos, principalmente temperatura y precipitaciones, recogidos por estaciones de toda la comunidad en el periodo comprendido entre los años 1960 y 2000.

HASTA EL AÑO 2100

   En el primero y hasta 2040, las precipitaciones previstas en Andalucía en este periodo apenas sufrirán cambios con respecto al panorama actual, incluso en algunas zonas de la costa mediterránea como Almería, se prevé que se pueda asistir a «un aumento significativo del promedio anual de lluvias». En lo que a las temperaturas se refiere, se observar un «ligero» ascenso que acabará destapándose como el comienzo de una tendencia que se hará «más evidente» según se avance en el siglo, especialmente en las zonas del noroeste de Andalucía. Hasta el año 2070, el panorama en lo referente a las precipitaciones comienza a cambiar, observándose «un descenso generalizado de las lluvias en toda la comunidad que oscilará entre el seis y ocho por ciento anual». Las temperaturas mantienen la progresión comenzada en el periodo anterior y continúan mostrando «un ascenso cada vez más acusado, especialmente en el interior».

   Las temperaturas máximas subirán dos grados, el límite de lo considerado «asumible», mientras las mínimas alcanzarán esa cota un poco más tarde. Este aumento será menos acusado en la zona más occidental de la Costa del Sol y Almería. Por último, hasta el 2100 este escenario vislumbra que las temperaturas continuarán subiendo hasta alcanzar subidas «ligeramente superiores a los cinco grados en las temperaturas máximas y cerca de los cuatro en las mínimas». En cuanto a las lluvias, seguirán el mismo camino y entra «dentro de lo probable que situaciones como la crisis de precipitaciones registrada en Andalucía en 2005 se convierta en algo normal».

   El otro escenario previsible, basado en un mundo más sostenible, tanto a nivel ambiental como económico y social, prevé hasta 2040 un periodo de «contrastes, con acusados cambios tanto en las temperaturas como en el régimen de lluvias; donde máximas y mínimas experimentarán un importante ascenso, y las precipitaciones se verán reducidas hasta en un diez por ciento de promedio anual».

   Los siguientes 30 años se caracterizarán por la confirmación de la estabilización ya vislumbrada en las últimas décadas de la fase anterior, pues las lluvias, después del descenso y a pesar de mantener esa tendencia a la baja, registrarán cifras más moderadas, cercanas al cuatro por ciento. En cuanto a las temperaturas, continuarán en aumento llegando las máximas a sobrepasar el umbral de los dos grados. A lo largo del periodo entre 2071 y 2100, concretamente durante la primera década del mismo, el aumento de las temperaturas mínimas sobrepasa los dos grados de media anual, registrándose ascensos globales cercanos a los tres grados, lejos de los cinco previstos para otros escenarios. Las precipitaciones volverán a verse reducidas en torno al 10 por ciento anual, siendo especialmente acusado el descenso en la cuenca alta del Guadalquivir y la cuenca Atlántica.

   Desde la Consejería se precisa que los escenarios se plantean dependiendo del mantenimiento de las emisiones actuales, se reduzca entre el 20 y el 30 por ciento, o, incluso, uno «más ambicioso», una reducción en torno al 70 por ciento. En este sentido, ha recordado que el objetivo de la Junta, como ya ha anunciado el consejero José Juan Díaz Trillo, es alcanzar en el año 2020 el 30 por ciento en reducción de emisiones.

   Según el departamento de José Juan Díaz Trillo, el escenario más negativo sería «seguir como hasta ahora», y señala que «peor que ahora mismo no es previsible, pues la experiencia apunta a que se reduzca».

ESTUDIOS PIONEROS

   Además, ha resaltado que «no hay comunidad autónoma con un estudio científico de este tipo y tampoco existe un Programa de Adaptación como el andaluz, que recoge los escenarios climáticos oficiales, atendiendo al conocimiento científico». Salvo los que tiene el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, «no hay comunidad alguna que las tenga».

   Por último, la resolución del BOJA, recogida por Europa Press, concreta que, con una periodicidad máxima bianual, se valorará la necesidad de actualizar la información referente a los escenarios climáticos regionales atendiendo al progreso científico. El resultado de dicha valoración será objeto de otra resolución.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés