El PSOE pide la retirada del Plan de Calidad del Aire por disfrazar la voracidad recaudatoria de falso ecologismo

En su opinión, no es más que «otro sablazo a los bolsillos de los madrileños» por parte de un Ejecutivo que «disfraza su voracidad recaudatoria de falso ecologismo». Según la edil, «el Ayuntamiento ha anunciado que va a recaudar siete millones de euros por el incremento de las tarifas del aparcamiento y por la ampliación del horario del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) pero lo que no han contado es que van a recaudar otros cinco millones en multas  de aparcamiento al incrementarse el horario y los precios de estacionamiento».

   La concejala socialista no sabe si el Plan de Calidad del Aire del Ayuntamiento de Madrid va a reducir la contaminación, pero de lo que sí está segura es de que los madrileños «van a pagar 12 millones más por aparcar: cuatro por la subida del 10 por ciento del precio del SER, tres por el incremento en una hora del horario y cinco por el aumento de las multas».

   Porta avisa de que a los ‘populares’ sólo les interesa «recaudar más dinero» y pone como ejemplo la aprobación de la Tasa de Basuras, que «en teoría iba a servir para mejorar la limpieza y la recogida de residuos y realmente para lo único que ha valido es para que el Ayuntamiento consiga 145 millones de euros».

   El Plan de Calidad del Aire presentado ayer por el Ejecutivo de la ciudad prevé unas inversiones de 43.829.073 euros en 2012 que no están incluidos en los presupuestos del próximo año, «por lo que difícilmente se podrán ejecutar», destaca la concejala.

   A eso suma que Medio Ambiente «tampoco ha presentado un programa financiero en el que detallen de dónde van a obtener los 162 millones de euros que supuestamente costaría este Plan», de lo que deduce que «todas las medidas de fomento del aparcamiento, utilización de la bici y las peatonalizaciones se pueden quedar en un cajón, como se quedaron las 116 medidas del Plan que idearon en 2006».

   La socialista ha considerado que el proyecto es «virtual» ya que «no contiene verdaderas medidas de restricción de tráfico durante episodios de contaminación grave en la capital» y considera que «el Gobierno municipal se ha limitado a fijarse en el Plan de Calidad del Aire que fraguaron en 2006 y cambiarlo de nombre para intentar justificar en Bruselas que tienen intención de hacer algo para cumplir de una vez con el limite de 40 microgramos/m3 en dióxido de nitrógeno establecido en la directiva europea».

   Por último, el Plan señala textualmente que realizará una «mejora y actualización técnica permanente de la red de medición», lo que significa, según subraya Ruth Porta que, «si hay estaciones que miden niveles excesivos de contaminantes, como Cuatro Caminos o Ramón y Cajal, se van a poder trasladar a otros lugares más aireados de la periferia, con la excusa de que se hace para mejorar la red y adaptarse mejor a la normativa europea».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés