IATA, decepcionada por la inclusión de la aviación en el sistema europeo de derechos de emisión

«Iniciativas unilaterales y que distorsionen el mercado como esta del TUE sobre el ETS no son el camino a seguir», dijo el director general y consejero delegado de IATA, Tony Tyler, en un comunicado de la IATA.

   «Lo que se necesita es un enfoque global acordado en la Organización Internacional de Aviación Civil Internacional (OACI)», añadió Tyler, quien defendió que «la decisión del tribunal representa la interpretación legal de los países de la UE, que no significa que sea compartida por el resto de países, donde existe una creciente oposición».

   En este sentido, una resolución formal de la OACI, que contó con el apoyo de 26 estados, instó a Europa a adoptar un enfoque diferente. Tyler subrayó que países como India ya han dado instrucciones a sus aerolíneas para que no acaten la norma, y que hay una normativa similar que se está discutiendo en el Congreso de EEUU. «Al menos 43 países se oponen abiertamente a los planes de la UE», puntualizó.

   La decisión del tribunal europeo responde a una demanda legal presentada por la Asociación del Transporte Aéreo de América (EEUU) –ahora Aerolíneas de América– , de varias compañías aéreas de EEUU, la IATA y el Consejo Nacional de Aerolíneas de Canadá.

   Los demandantes coinciden en que el sistema de derechos de emisión de la UE contraviene la Convención de Chicago, que prohíbe este tipo de impuestos a la aviación internacional que obligarían a pagar por cada tonelada de CO2 que se emitiera en los trayectos con origen o destino en Europa.

   El TUE determinó que la UE no está obligada por esta convención al no firmarla, y que el ETS no vulnera el derecho internacional porque la medida solo afecta a las operaciones con despegue o aterrizaje en suelo europeo, por lo que se someten a las normativas comunitarias.

   La industria del transporte aéreo mundial ya se comprometió a mejorar la eficiencia en el gasto de combustible en un 1,5% anual hasta 2020 y en reducir las emisiones a la mitad para el año 2050, tomando 2005 como año de referencia, según apunta la IATA.

   «No vamos a llegar a un acuerdo sobre un enfoque global si los estados se tiran piedras unos a otros, porque Europa quiere actuar por su cuenta», sostuvo el máximo representante de IATA, que representa a 260 aerolíneas que ocupan el 94% de los horarios internacionales de tráfico aéreo.

    IATA sostiene que el coste del ETS en 2012 alcanzará los 900 millones de euros para la industria, una cifra que podría aumentar hasta los 2.800 millones en 2020. Este pronóstico se basa en un precio de 13,9 euros por cada tonelada de CO2 en 2012, que aumentaría hasta los 20 euros para el año 2020.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés