Ecologistas dicen que la aplicación ilegal del decreto del carbón aumentó las emisiones contaminantes

A través de un comunicado, el colectivo sostiene que las bases del decreto eran supuestos insostenibles, ya que, «ni estábamos en una situación de crisis energética que hiciese necesaria la movilización de estos recursos, ni peligraba el suministro de electricidad».

   En primer lugar, recuerdan que la entrada en el sistema de las centrales que utilizarían carbón nacional debía compensarse con un mecanismo de reducción de producción que se aplicaría sobre las instalaciones térmicas emisoras de CO2, siguiendo un orden de mérito descendente de los niveles de emisión de CO2 de las distintas instalaciones.

   Posteriormente, el ministro de Industria, Turismo y Comercio en el plazo de dos años debía presentar un informe a la Comisión Delegada del Gobierno para el Cambio Climático, para analizar el impacto en relación a las emisiones de CO2 como consecuencia de la aplicación del procedimiento de resolución de restricciones por garantía de suministro.

   No obstante, indican que la realidad es que dichos supuestos no se han cumplido y «se ha continuado quemando carbón de importación, además del carbón nacional previsto en el decreto, por lo que la generación con carbón se ha incrementado en casi un 100 por cien, pasándose de los 21.000 GWh de 2010, a superar los 42.000 GWh».

CICLO COMBINADO

- Advertisement -

   Paralelamente, apuntan que esto ha supuesto que las centrales de gas de ciclo combinado, con menores emisiones de CO2 por kWh generado, hayan visto reducida su generación un 21 por ciento, lo que las coloca en un régimen de funcionamiento del orden del 23 por ciento. Así, «dadas las mayores emisiones de las centrales térmicas de carbón respecto de las de gas en ciclo combinado, esto ha provocado un incremento de emisiones cercano a los 8 millones de toneladas de CO2».

   Junto a ello, consideran «aún más inexplicable» que a partir de agosto se haya comenzado a reducir de forma importante la generación con carbones nacionales.

   «Se dobla la producción con carbón, se incrementan de forma importante las emisiones, y, además, se hace en base a carbones de importación, que suponen una participación en la generación eléctrica del orden del 70 por ciento, una generación eléctrica que si hubiese sido absorbida por las centrales de gas de ciclo combinado hubiese supuesto unas emisiones evitadas de CO2 del orden de los 17 millones de toneladas», resumen.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés