La construcción de una central térmica de biomasa permitirá a la planta de LOréal en Burgos ser neutra en CO2 en 2012

En una entrevista concedida a Europa Press, el director de Operaciones de la división de Productos Profesionales de L’Oréal, Jean-Paul Darré, ha explicado que la compañía se fijó el objetivo de reducir el 50 por ciento de emisiones de CO2 entre 2005 y 2015, así como el 50 por ciento del consumo de agua y el mismo porcentaje en residuos en ese periodo. Sin embargo, la fábrica de Burgos conseguirá reducirlo en un 98 por ciento a finales de este año gracias a la construcción, por parte de Biocen, de una Central Térmica de Biomasa.

   «En el marco de esta política, se deseó ir más lejos y por eso se tuvo la idea de valorizar los residuos de los bosques de Castilla y León y producir nuestro propio vapor, agua caliente y calefacción», ha precisado Darré. «Pero se quiso ir más allá utilizando el calor de la caldera para producir también la electricidad. Tratándose de residuos de los bosques, esta electricidad es neutra para el balance de carbono del planeta», ha detallado.

   Así, la Central Térmica de Biomasa suministrará la energía térmica (vapor, agua caliente y agua fría) que utilizará la fábrica de L’Oréal para su proceso productivo y de climatización del edificio, sustituyendo al gas natural y una parte importante de electricidad. Además de energía térmica, la Central producirá tanto energía eléctrica –a partir de una turbina de vapor y agua fría, mediante un proceso de trigeneración– como electricidad, a partir de paneles solares fotovoltaicos que cubrirán el edificio de la Central.

   La planta también utilizará «el calor de la caldera para secar los lodos de la planta de depuración, que representan una parte muy importante de los residuos, lo que permitirá reducir también los residuos transportables retirando el agua de los lodos», según Darré.

- Advertisement -

   Gracias a este sistema, la fábrica de Burgos se convertirá en la segunda de las 38 factorías del Grupo L’Oréal en utilizar la última tecnología de biomasa. Se trata de la primera planta de trigeneración que se construye en España para uso industrial, es decir, que es capaz de producir calor, frío y electricidad a partir de los residuos de bosques y aserraderos de la región, lo que a su vez contribuye al mantenimiento de los bosques. La inversión total del proyecto asciende a 14,2 millones de euros, de los cuales L’Oréal desembolsará 2,4 millones para la adaptación de sus instalaciones.

   La Central será construida en un terreno de 5.000 metros cuadrados propiedad de L’Oréal, anexo a su fábrica situada en el polígono de Villalonquéjar (Burgos), y el 70 por ciento de la energía producida se destinará a la planta de la compañía francesa, mientras que el 30 por ciento restante estará a disposición de otras empresas de la zona, con el objetivo de ir ampliando el suministro a otros clientes.

   La puesta en marcha de este proyecto coincide con la unificación en la Central Logística de Burgos de la actividad de distribución física al por menor de productos L’Oréal Productos Profesionales para España y Portugal. En este punto, Darré ha explicado que la planta de Burgos fabrica 250 millones de unidades, lo que supone el cinco por ciento del total de los productos fabricados por la firma francesa (5.000 millones).

RESPONSABILIDAD EN EL MUNDO INDUSTRIAL

   Darré también ha destacado que «el desarrollo sostenible y el respeto a la naturaleza «es un valor fundamental de L’Oréal» ya que, en su opinión, «no se pueden ofrecer los mejores productos de belleza y paralelamente no ser responsables en el mundo industrial». Para Darré, «el desarrollo sostenible no es sólo ecología sino también la realización de la empresa, su capacidad de ofrecer a sus empleados un empleo sostenible o su inversión en innovación».

   «Trabajamos para ofrecer a los hombres y a las mujeres productos para que sean más bellos, por lo que también debemos devolver parte de esa belleza al mundo», ha enfatizado el responsable de la compañía que ha insistido en la importancia de que los consumidores «sepan lo que hay detrás de todo producto de L’Oréal».

   De cara al futuro, Darré ha reconocido que la situación económica es «ciertamente difícil» pero se ha mostrado «optimista» por varias razones, entre las que ha citado el hecho de estar en un mercado en crecimiento, la implantación en nuevas zonas geográficas y mercados o la innovación ya que, a su juicio, «el consumidor sabe reconocer un producto de calidad e innovador». Por ello, ha reiterado que «la innovación está en el corazón del éxito de L’Oréal».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés