Las emisiones de CO2 del sector industrial andaluz en 2011 aumentan en un 2% con respecto a 2010

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera del sector industrial andaluz en 2011 ascienden a 23.999.433 toneladas, lo que supone un dos por ciento más que en 2010, año en el que se registraron 23.543.159 toneladas, según ha señalado el consejero de Medio Ambiente en funciones, José Juan Díaz Trillo, en la presentación los valores de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del sector industrial registradas en 2011, donde ha apuntado que la comunidad ha logrado cumplir durante el año pasado el objetivo marcado para el 2012 en el Plan Andaluz de Acción por el Clima (PAAC) de reducir las emisiones anuales de CO2 a la atmósfera.

   En este sentido, ha indicado que los datos del Inventario Nacional de Emisiones muestran que las emisiones anuales de CO2 han descendido en Andalucía hasta los 54.328.468 toneladas, lo que supone cerca de doce millones menos al año que en 2005, colocando a la comunidad «prácticamente» al cien por cien de la meta fijada por el PAAC. Igualmente, la estrategia andaluza persigue una reducción per cápita del 19%, es decir, un índice de 6,32 toneladas de CO2 por habitante y año.

   Además, los datos nacionales reflejan que las emisiones totales en Andalucía han descendido en unos 13,3 millones de toneladas al año desde 2007, cuando se situó en 67 millones y se aprobó, también, el PAAC. Este descenso es más evidente en el sector industrial, que engloba el 50 por ciento de la emisiones, pues han pasado de 33,4 millones de toneladas al año a únicamente 23,9 millones tres años más tarde.

   En concreto, Díaz Trillo ha indicado que en este sector las emisiones han aumentado un dos por ciento durante 2011, según refleja el último Inventario de la Consejería para validar las emisiones de las 169 empresas andaluzas afectadas por el régimen del comercio de derechos de emisión. En total, el pasado año se emitieron a la atmósfera 23.999.433 toneladas de CO2, un dos por ciento más que en 2010, año en el que se registraron 23.543.159 toneladas de gases de efecto invernadero.

- Advertisement -

   Este dato, según Díaz Trillo, rompe con una tendencia decreciente registrada en el periodo 2008-2010, con descensos del 18,6 por ciento; el 5,8 por ciento; y el 8,2 por ciento, respectivamente. Aun así, si se comparan las emisiones de 2011 con las de 2007, éstas han descendido en 9.447.605 de toneladas, lo que supone un 28,2 por ciento.

REFINERÍA DE PETRÓLEO Y EL CARBÓN

   El incremento en las emisiones del sector industrial ha sido causado por la generación de energía eléctrica, donde han pasado 12.527.544 de toneladas en 2010 a los 12.987.363 en 2011, lo que supone un aumento del 3,7 por ciento. En estas emisiones hay que distinguir entre las centrales de generación de carbón y las de ciclo combinado, incrementando las primeras sus emisiones un 17 por ciento, mientras que los ciclos combinados las han disminuido en un 13 por ciento.

   Para Díaz Trillo, el compromiso del Gobierno central con el sector del carbón para mantener el trabajo en esta actividad minera tradicional será «temporal», porque cree que el futuro «pasa por las renovables». En este sentido, ha lamentado la decisión del Ejecutivo de Mariano Rajoy de paralizar las ayudas a las energías renovables, que «pone en peligro una inversión de alrededor de 14.500 millones en Andalucía y supone un error en la lucha contra el cambio climático».

   Asimismo, otro sector que ha contribuido al aumento total de las emisiones de las industrias es el refino de petróleo, que también ha sufrido un ascenso de sus emisiones en 2011 frente a 2010, en un total de 16,9 por ciento, 445.429 toneladas. Especialmente, el aumento en este sector es provocado principalmente por la entrada en funcionamiento al cien por ciento de la refinería de La Rábida (Huelga) de Cepsa, cuyas instalaciones acogieron el pasado año una importante remodelación.

   En esta línea, ha comentado que la Junta prima el uso de biocarburantes en sector difuso, en concreto en los transportes, donde ya en 2011 el uso de estos biocombustibles ha supuesto la reducción de CO2 en 740.000 toneladas.

LA CRISIS «NO ES DETERMINANTE» PARA LA REDUCCIÓN DE EMISIONES

   No obstante, Díaz Trillo, que ha estado acompañado por el director general de Cambio Climático y Medio Ambiente Urbano, José Fiscal, ha afirmado que en otros sectores se han registrado disminución de emisiones de CO2. Así, el de fabricación de cemento ha descendido sus emisiones un 14 por ciento; el cerámico las redujo un 13,7 por ciento. «La crisis tiene un impacto considerable en la reducción de emisiones, pero no es determinante», ha asegurado el consejero en funciones, quien ha vinculado esta disminución al proceso de adaptación de las industrias a los nuevos escenarios, así como al mayor compromiso empresarial.

   En esta línea, Díaz Trillo ha reiterado su agradecimiento al sector industrial por su compromiso demostrado, así como a la ciudadanía. Además, ha valorado la apuesta por la movilidad de las consejerías de Obras Públicas y Vivienda y la de Medio Ambiente, motivando que proliferen los ejes de transporte público, los consorcios metropolitanos o los carriles bici, aspectos «claves» para la reducción de emisiones en el sector difuso.

   Para Díaz Trillo otro aspecto «clave» es la incorporación de la energía renovable, proponiendo un modelo energético más sostenible desde el punto de vista social, económico y ambiental, que sea capaz de atender las necesidades de desarrollo de la comunidad y las demandas de los ciudadanos a largo plazo bajo criterios de calidad y compatible con la protección del medio ambiente.

   En esta línea, el consejero en funciones ha resaltado las medidas puestas en marcha por la comunidad andaluza en este campo como la Estrategia de Sostenibilidad Urbana en medianas y grandes ciudades, abordando el tratamiento de residuos, el desarrollo del medio rural como sumidero de CO2, los aprovechamientos de biomasa forestal, así como la política fiscal desde un punto de vista ecológico a través de los impuestos a coches de grandes cilindradas o las tasas a las bolsas de plásticos. «En Andalucía hay más de 40.000 empleos vinculados a las energías renovables», ha afirmado Díaz Trillo.

   Cuestionado sobre si la salida de la crisis disparará de nuevo las emisiones de CO2, el consejero en funciones ha señalado que «si salimos como alumbra este Gobierno central, sí». Si bien, ha apuntado que en Andalucía «creemos que se puede hacer de otra manera». En este contexto, ha indicado que en la comunidad existe colaboración con 101 pequeñas y medianas empresas para adaptar los procesos de producción a pautas de menos emisiones.

FISCALIDAD ECOLÓGICA

   Por otro lado, Díaz Trillo, preguntado por un posible aumento de la fiscalidad ecológica, ha apuntado que la fiscalidad ecológica es una herramienta que hay que implantarla «adaptada a los parámetros económicos del momento», pues «no se puede hacer un exceso de tasas que acabe castigando a un determinado sector».

   Igualmente, ha añadido que «no podemos sobrecargar un sector, con una fiscalidad alta, con impuestos ecológicos». De otro lado, ha recordado que la idea de que «quien contamina, paga», lo acepta «todo el mundo», si bien, ahora «hay que arbitrar qué cantidad paga, pues no es lo mismo la utilización de una bolsa de plástico, que la emisión de una refinería». Asimismo, el consejero en funciones cree que «la fiscalidad tiene que ser consecuente con la dimensión, no tanto de la economía a escala, como del impacto ambiental que tiene».

   Por último, el consejero en funciones no ha querido marcar un nuevo objetivo de reducción de emisiones para Andalucía, pues, a su juicio, tendrá que ser el nuevo Gobierno andaluz quien establezca una nueva meta, «siempre en coordinación con el Ejecutivo central y la Unión Europa».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés