Urgen científicos mexicanos a una mayor coordinación frente al cambio climático

Los mecanismos de acción frente al cambio climático son como los engranajes de un reloj que giran a diferentes velocidades, por lo que es importante distinguir lo que sucede a nivel internacional de lo que está pasando en terrenos específicos, como el campo mexicano, aseguró el doctor Fernando Briones Gamboa, especialista del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

Este experto indicó que los cambios en los niveles de lluvia, producto del cambio climático, representan pérdidas importantes en el proceso de siembra, por lo que es importante que no se idealice el conocimiento tradicional, ya que las futuras precipitaciones y sequías harán añejas estas prácticas.

Por su parte, el doctor Ben de Jong, investigador del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), comentó que el país necesita una transformación de las políticas, de tal forma que las actividades que desarrollan la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación, y de Desarrollo Social ofrezcan mejores resultados.

Indicó que es necesario que haya mayor coordinación de políticas públicas e involucrar al sector no forestal en ellas. “Los ordenamientos territoriales son tan importantes como la generación de sistemas de producción sostenibles”, además de que es importante definir programas adecuados a los problemas climáticos de cada zona.

 

Pérdidas ecológicas

 

A este respecto, el doctor Arturo Ruiz Luna, experto del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), comentó que a pesar de que México es uno de los países que más esfuerzos ha dedicado a la conservación de humedales costeros, no se ha dado el apoyo suficiente para lograr una conservación y restauración real de estos ecosistemas.

De acuerdo con el investigador, los humedales costeros son sistemas naturales productivos que ofrecen diversos servicios ecosistémicos, tales como protección contra inundaciones, producción de alimentos, refugio de especies acuáticas y aves, trampa de contaminantes y depuración de agua, entre otros.

Sin embargo, actualmente se vive una pérdida acelerada de estos ambientes como resultado de la elevación del nivel del mar, las tasas elevadas de crecimiento poblacional, el cambio de uso de suelo en las zonas costeras y el incremento en contaminantes.

Asimismo, otras manifestaciones de este cambio global en ambientes marinos y costeros son el incremento en la temperatura superficial del mar, elevación en su nivel, así como alteraciones en la salinidad y en los patrones de circulación oceánica.

A su vez, estas modificaciones producen cambios en la estructura de las comunidades, blanqueamiento de corales, calentamiento de ríos y lagunas, así como aumento de la erosión costera y de los riesgos de inundación.

Tales cambios, señaló Ruiz Luna, pueden revertirse con un ordenamiento territorial y ecológico adecuado, con perspectivas de largo plazo, pero que genere beneficios inmediatos.

Finalmente, cabe destacar que CIAD, Ecosur y CIESAS son integrantes del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt. (Agencia ID)

ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés