La termosolar reclama su cupo en la próxima subasta de energías renovables

Por ello, Protermosolar estima que, incluso con la posición adoptada por el Gobierno de neutralidad tecnológica, las subastas deberían tener dos áreas diferenciadas: renovables con y sin almacenamiento.

El presidente de Protermosolar y Estela, Luis Crespo, ha reclamado, en una conferencia pronunciada en el marco de la feria Genera 2017, que el Gobierno asigne un cupo para las tecnologías renovables gestionables en la próxima subasta renovable. “La planificación de nueva capacidad renovable en España debe incluir, incuestionablemente, potencia gestionable, como la termosolar, que proporcione respaldo a las tecnologías fluyentes, como la eólica o la fotovoltaica”, ha afirmado Luis Crespo.

El presidente de Protermosolar ha impartido la conferencia titulada Elementos y desafíos para continuar liderando desde Europa la tecnología Solar Termoeléctrica, en la que ha reiterado que “el precio del KWh no puede ser el único criterio que marque la planificación energética, ya que, las centrales termosolares son hoy en día competitivas frente a la doble inversión que supondría centrales fluyentes respaldadas con nuevos ciclos combinados cuando concluya la vida operativa de los actuales”, y ha destacado que “los costes de generación del kWh de las centrales termosolares con seis horas de almacenamiento son bastante más baratos que los de las centrales fotovoltaicas”.

Por ello, Protermosolar estima que, incluso con la posición adoptada por el Gobierno de neutralidad tecnológica, las subastas deberían tener dos áreas diferenciadas: renovables con y sin almacenamiento. Además, la termosolar tiene un gran margen de reducción de costes si se compara sus 5 GW instalados en todo el mundo, con los 500 GW de eólica o los 300 GW de fotovoltaica. “Muy pronto veremos costes del kWh termosolar por debajo de dos dígitos”, ha aseverado Luis Crespo.

- Advertisement -

“Un sistema libre de emisiones no puede conseguirse exclusivamente con renovables fluyentes” ha asaegurado el presidente de Protermosolar, que ha añadido que “como es prácticamente seguro que no se invertirá en ninguna nueva central nuclear, de carbón o de gas, hace falta en España seguir promoviendo la instalación de centrales termosolares y de biomasa”.

Por eso, Protermosolar espera que las decisiones que se adopten para cumplir los objetivos de 2020 no estén basadas únicamente en el criterio del mínimo coste, sino en optimizar el valor de la nueva potencia para el sistema eléctrico en su conjunto y para el relanzamiento industrial del país.En este sentido, Luis Crespo ha subrayado que “los posibles apoyos a la termosolar se comienzan a pagar tres o cuatro años después de la aprobación de las centrales, mientras que los impactos macroeconómicos positivos empiezan de inmediato. La contribución al PIB y al empleo serán otras razones adicionales que muevan a los responsables energéticos de los países soleados a apoyar su implantación”.

La gestionabilidad va a ser la clave en los sistemas eléctricos del futuro en el mundo, que estarán basados mayoritariamente en renovables. En este sentido, España tendría mucho que aportar si se consigue mantener el liderazgo en la tecnología termosolar para lo que haría falta un mercado de algunos cientos de MW hasta 2020, cuyo diferencial de coste sería muy reducido.

Para el presidente de Protermosolar y Estela, “España tiene una posición tecnológica privilegiada en este sector. Continuar con la instalación de nuevas centrales termosolares en nuestro país es una necesidad y dejar que se pierda el liderazgo sería un error histórico del Gobierno con consecuencias negativas para la economía española”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés