Industria dice que las renovables producirán ahorros en 2015 y costarán un 30% menos en 2020

El Ministerio de Industria prevé que «el coste de seguir apostando por las renovables» aumentará «levemente» en los primeros años de la década, pero «va a tender a descender» y acabará produciendo «ahorros netos a partir de 2015», aseguró el secretario de Estado de Energía, Fabrizio Hernández, en unas jornadas organizadas por el IESE y PwC.

Las renovables registrarán un crecimiento medio anual del 4% hasta 2020 e irán tendiendo a un modelo de «generación distribuida que favorezca el autoconsumo», lo que, sumado a sus mejoras tecnológicas, hará que estas fuentes sean competitivas en los próximos diez años, indicó.

   Industria espera además que «la prima equivalente vaya descendiendo paulatinamente, con reducciones del 30% con respecto a la actual», lo que ejercerá una presión a la baja sobre los precios, ya que, en el caso de las renovables, «los costes de acceso suponen ahora dos terceras partes del coste total, y pasarán a suponer menos de la mitad», señaló.

   El secretario de Estado de Energía también aseguró que «no se precisa nueva potencia firme adicional hasta bien entrada la década» y advirtió de que los entre 1.500 y 2.000 nuevos megavatios (MW) de fuentes convencionales que podrían instalarse antes de 2020 «tendrán perspectivas de funcionar pocas horas».

   La demanda eléctrica aumentará a un ritmo anual del 2,3% hasta 2020, pero la necesidad de energía para producir riqueza económica disminuirá un 2% al año, de modo que el consumo final apenas aumentará un 0,2% al cierre de la década, según las previsiones del Gobierno.

   Hernández aseguró además que el Ejecutivo no tiene previsto modificar su política nuclear tras el anuncio del Gobierno alemán de que cerrará las centrales en diez años, y consideró que el desarrollo de las renovables, tras cinco años de «lanzamientos», entra ahora en una fase de «consolidación».

   Además, señaló que Industria ha tenido «cuidado» con los peajes eléctricos que pagan los consumidores industriales con el objeto de evitar una merma en su competitividad y advirtió de que la factura energética podría alcanzar este año 50.000 millones, lo equivalente a los ingresos del turismo y un 43% más que el año pasado.

«HIBERNACIÓN» PARA EL GAS.

   Por otro lado, Hernández adelantó sin dar detalles la posibilidad de adoptar medidas como un modelo de «hibernación de determinadas plantas térmicas» de gas natural que permita «controlar su disponibilidad» al tiempo que se controlan sus costes.

   Industria prevé que los ciclos combinados «continúen siendo la tecnología marginal» que ejerza de respaldo a las renovables y a la que se incentive por su disponibilidad, pero advierte de que «hay que tener en cuenta el exceso de capacidad actual» y de que esta circunstancia «no debe reflejarse en unos costes excesivos para el sistema».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés