Universidad de Sevilla apuesta por el autoconsumo fotovoltaico

La generación renovable de la planta fotovoltaica, así como los consumos de los edificios de las facultades de Matemáticas, Física y Biología, son, gracias a este proyecto, monitorizados en tiempo real y gestionados desde una plataforma software de gestión energética desarrollada por Endesa, permitiendo a través del telecontrol un mejor seguimiento de la operación de la planta, lo cual optimiza su rendimiento.

La Universidad de Sevilla (US) y Endesa han presentado este lunes la planta fotovoltaica de 11,55 kWp (kilovatio pico) que recientemente ha entrado en funcionamiento sobre la cubierta de la Facultad de Matemáticas. Endesa ha sido la responsable del diseño, instalación y puesta en marcha de la planta, con la que se impulsa el autoconsumo y que supondrá, entre otros aspectos, 16 megawatios (MWh) al año de ahorro eléctrico y la emisión de 4,8 toneladas de dióxido de carbono menos.

En rueda de prensa en la que han estado presentes el rector de la Hispalense, Antonio Ramírez de Arellano, así como el presidente y el director general del Consejo Territorial de Endesa en Andalucía y Extremadura, Antonio Pascual y Francisco Arteaga, se ha hecho hincapié en la orientación del proyecto, de colaboración público-privada, hacia la «eficiencia» energética.

La generación renovable de la planta fotovoltaica, así como los consumos de los edificios de las facultades de Matemáticas, Física y Biología, son, gracias a este proyecto, monitorizados en tiempo real y gestionados desde una plataforma software de gestión energética desarrollada por Endesa, permitiendo a través del telecontrol un mejor seguimiento de la operación de la planta, lo cual optimiza su rendimiento.

- Advertisement -

El autoconsumo eléctrico con conexión en baja tensión a la red interior de la sede de la Facultad de Matemáticas permite que toda la generación producida por los módulos fotovoltaicos se consuma íntegramente en los equipos del edificio. La planta cuenta con dos filas de 33 módulos cada una, con 132 metros cuadrados de superficie, y su impacto visual es nulo, dado el retranqueo y la ausencia de estructuras portantes.

La realización del proyecto implica una serie de beneficios directos e indirectos para la universidad, tanto a medio como largo plazo, como ahorro energético y autoconsumo de energías limpias. La posibilidad de disponer de un sistema de generación de fuente renovable y su conexión a la red interior permite el consumo de energía limpia autogenerada.

Otro aspecto positivo es la mejora de la monitorización del consumo energético. Para ello se ha dotado al edificio de un sistema capaz de medir diferentes consumos y parámetros, lo que permitirá un mejor control del coste energético y la posibilidad futura de definir nuevas medidas de ahorro y eficiencia energética.

También desarrolla un sistema experto de gestión del edificio, que tomará como entrada los datos de consumo del edificio y de generación de la planta; otros parámetros como temperatura, luminosidad, previsión climatológica, ocupación o usos del edificio, y definirá recomendaciones de actuación para su optimización.

Por último, disponer de una planta fotovoltaica real permitirá a los grupos de investigación de la Universidad de Sevilla realizar nuevos estudios y desarrollos en un campo de interés creciente, como son los edificios cercanos a las cero emisiones.

«EFICACIA» ENERGÉTICA

Para Endesa, este proyecto representa un hito más en el desarrollo de soluciones energéticas para instituciones (Energy Solutions), siendo de los primeros proyectos en implementar con éxito un sistema de gestión energética combinado con una planta fotovoltaica en autoconsumo, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética en edificios.

La planta forma parte del demostrador español del proyecto europeo ‘Social Internet of Things: Apps by and for the Crowd’ (Sitac), el cual pretende crear una arquitectura unificada para un ecosistema de plataformas, herramientas y metodologías que permitan la conexión y cooperación de muchos tipos de entidades conectadas en red, independientemente de su tipo (sistema, máquina, dispositivo o ser humano), empleando técnicas basadas en el paradigma de red social.

Tanto Pascual como Arteaga han incidido en la importancia de la «eficacia» energética y en la fructífera colaboración que, con proyectos como éste, supone la colaboración entre universidad y empresa, que a día de hoy es «una necesidad imperiosa». Ramírez de Arellano, de su lado, ha incidido en que la iniciativa «mejora no solo la cuenta de la empresa, sino también la de los ciudadanos», dado el componente «medioambiental» y de «competitividad» de este tipo de acciones.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés