Fomentan la biomasa para usos térmicos en las Islas Baleares

Así lo ha destacado García durante una visita, acompañado del director general de Industria y Energía, Jaume Ochogavía, a las instalaciones de la empresa Quercus Energy, dedicada a la producción, venta y suministro de biomasa a partir de astilla forestal autóctona.

El conseller de Economía y Competitividad, Joaquín García, ha considerado que la biomasa «es una alternativa que garantiza el suministro» y por ello la Conselleria fomentará la biomasa para usos térmicos en las Islas, con la puesta en marcha de la primera convocatoria de ayudas abierta para empresas y entidades locales.

Así lo ha destacado García durante una visita, acompañado del director general de Industria y Energía, Jaume Ochogavía, a las instalaciones de la empresa Quercus Energy, dedicada a la producción, venta y suministro de biomasa a partir de astilla forestal autóctona.

El conseller ha incidido que empresas como esta son «un ejemplo de emprendeduría». Así ha recordado que «se trata de una sociedad constituida en Mallorca en febrero de 2012, con el asesoramiento del IDI en su plan de empresa y en la búsqueda de financiación. Consiguieron el aval de la Sociedad de Garantía Recíproca ISBA, que a su vez les permitió disponer de un crédito ICO para empezar con el proyecto».

- Advertisement -

García ha destacado que «el Govern apoya a los emprendedores y, por otro lado, apuesta por las energías renovables, en una doble vertiente: por la protección del medio ambiente y por el impulso a la generación de negocios y empleo. En este contexto se enmarca la visita del conseller García y Ochogavía, que coincide con una convocatoria de ayudas para la promoción de la biomasa».

Para potenciar la implantación de este tipo de combustible para usos térmicos en Baleares, la Conselleria de Economía y Competitividad ha lanzado una línea de subvenciones de 300.000 euros, cofinanciada en un 50% por Fondos FEDER, a la que pueden optar empresas, asociaciones empresariales y administraciones locales.

RACIONALIZACIÓN DEL USO DE LA ENERGÍA

El objetivo es no sólo fomentar el uso de las energías renovables, sino también impulsar el ahorro y la racionalización del uso de la energía en cada uno de los sectores económicos para minimizar el incremento de la demanda energética.

Las empresas y asociaciones empresariales, así como los consells insulares, ayuntamientos y entidades locales menores pueden presentar hasta el próximo 1 de noviembre sus solicitudes para compensar los gastos derivados de nuevas instalaciones de producción de energía térmica que utilicen la biomasa como combustible, con una potencia mínima de 20 kW térmicos.

La Conselleria de Economía y Competitividad también subvenciona con la Unión Europea maquinaria nueva específica para el tratamiento en campo de la biomasa, mediante astillado y empacado, así como plantas de fabricación de pellets o briquetas.

En el caso de las empresas y asociaciones empresariales, podrán recibir una subvención de hasta el 35% del coste de la inversión. Para las administraciones locales, este porcentaje alcanza el 50% de la inversión.

El conseller Joaquín García ha destacado que «estas subvenciones pueden ayudar a amortizar en gran parte la inversión incial que hagan».

En todos los casos la subvención máxima por beneficiario no será superior a 50.000 euros, y los beneficiarios deberán comprometerse a destinar las instalaciones o la maquinaria durante cinco años al objetivo concreto para lo que han recibido la subvención. Las inversiones subvencionables deberán estar ejecutadas y pagadas entre el 31 de julio de 2014 y el 28 de noviembre del mismo año.

La biomasa que se puede utilizar en las Islas como combustible para usos térmicos es autóctona y de origen vegetal, y proviene de restos de poda, limpiezas forestales, o residuos agrícolas como la cáscara de almendra. Una de las ventajas de esta producción energética es que se transforma un residuo en un recurso que presenta emisión neutra de gases contaminantes como el CO2, por lo tanto no contribuye al cambio climático.

Por otra parte, la biomasa es un recurso renovable y local, lo que favorece la dinamización de la economía rural. Tanto la de origen agrícola como la de origen forestal, se ha convertido en una energía que se potencia desde el Govern de les Illes Balears por las ventajas que supone su uso como combustible: la protección medioambiental derivada de la emisión cero de CO2 y la protección contra incendios de los bosques, derivada de la limpieza y aprovechamiento de los mismos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés