Los estragos del fuego del Marjal dels Moros en Sagunto (Valencia)

Por su parte, a falta de perimetrar la superficie definitiva, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 de la Generalitat Valenciana estima la zona calcinada en menos de la mitad, alrededor de 320 hectáreas. El fuego se inició en la tarde de la pasada jornada y se ha controlado este viernes a las 9.20 horas.

SEO/Birdlife calcula que el incendio del Marjal dels Moros de Sagunto (Valencia), ya controlado, ha calcinado alrededor de 620 hectáreas, al afectar «casi por completo» el espacio Natura 2000 del humedal. Por ello, la organización medioambiental solicita a la Conselleria de Medio Ambiente que ponga en marcha medidas para la recuperación del espacio, además de que la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) «proporcione agua suficiente» para desarrollarlas.

Por su parte, a falta de perimetrar la superficie definitiva, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 de la Generalitat Valenciana estima la zona calcinada en menos de la mitad, alrededor de 320 hectáreas. El fuego se inició en la tarde de la pasada jornada y se ha controlado este viernes a las 9.20 horas.

En su informe inicial de valoración, SEO/Birdlife indica que los dos factores que han agravado la afección son el fuerte viento de poniente, que ha facilitado su expansión al tiempo que dificultaba las labores de extinción, y el estado hidrológico del marjal, que se encontraba prácticamente seco.

Según destaca la organización en un comunicado, el incendio ha afectado principalmente al hábitat de las aves acuáticas, que «en la próxima primavera verán disminuir sus poblaciones si no se hace una buena gestión del agua tras el incendio».

«El principal efecto negativo del incendio sobre las aves acuáticas se producirá sobre sus poblaciones nidificantes, afectando tanto a la composición vegetal del hábitat como a su estructura y a la disponibilidad de alimento, dado que el incendio ha afectado por completo el humedal y las poblaciones de pequeños vertebrados e invertebrados», ha afirmado un técnico de SEO/BirdLife en la Comunitat Valenciana, Pablo Vera.

Para los próximos meses, ha indicado que «los humedales tienen buena capacidad de regeneración, siempre y cuando la disponibilidad de agua de buena calidad sea suficiente y se haga una buena gestión de la misma». Esto implica «regular bien los niveles y que haya circulación».

ESPECIES AFECTADAS

Desde la organización medioambiental también apuestan por realizar un seguimiento de las especies afectadas. SEO/BirdLife cuenta con los últimos datos de los censos que realiza en colaboración con la Conselleria.

En 2017, han permitido comprobar la nidificación de cuatro parejas de malvasía cabeciblanca, especie catalogada como ‘en peligro de extinción’, y de otras aves acuáticas de alto interés conservacionista a nivel regional, como dos parejas de zampullín cuellinegro y una de cuchara europeo, suponiendo en ambos casos «la primera confirmación de nidificación en el humedal».

Según detalla SEO/Birdlife, «la rápida recuperación de la vegetación en principio no revestirá problemas para que estas especies puedan construir sus nidos tras el incendio, aunque sí que se esperan problemas en la disponibilidad de alimento, más teniendo en cuenta los picos de nutrientes y eutrofización de las aguas que se produzca con la entrada de las primeras aguas».

Otras especies que se pueden ver afectadas por la falta de alimento como consecuencia del incendio son el aguilucho lagunero y el aguilucho cenizo, que dependen principalmente de la abundancia de presas para nidificar.

Estas rapaces «se verán sin duda afectadas negativamente al haber pasado muy poco tiempo como para que colonicen el área reptiles y micromamíferos», ha asegurado el técnico de la organización, que ve una situación «especialmente grave para el aguilucho cenizo que vive un importante declive en los humedales de Valencia y Castellón en los últimos años».

‘HAY QUE MOJARSE POR LOS HUMEDALES’

En cualquier caso, desde la organización recuerdan que hay tres directivas europeas –Marco del Agua, Aves y Hábitats– que establecen la obligación de tener en buen estado de conservación los humedales de la Red Natura 2000, y que, para esto, «es imprescindible disponer del agua suficiente». Por ello, defiende «buscar soluciones que permitan asegurar el recurso incluso en escenarios de escasez».

SEO/BirdLife también considera imprescindible la aplicación de planes de prevención de incendios en humedales litorales, con el objetivo de reducir la superficie afectada por éstos y facilitar la recuperación ecológica en caso de incendio.

Con su campaña ‘Hay que mojarse por los humedales’, la organización abrió una recogida de firmas en la plataforma Change.org para recabar apoyos en defensa de Doñana, el delta del Ebro y L’Albufera de València, «tres espacios que podrían entrar en un punto de no retorno si no se adoptan medidas urgentes».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés