Andalucía pondrá en marcha tratamientos selvícolas mecanizados para prevenir incendios forestales

Estas actuaciones se llevarán a cabo con maquinaria pesada y comprenden la realización de cortafuegos; en concreto, áreas y líneas cortafuegos y fajas auxiliares junto a vías de comunicación.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha adjudicado a distintas empresas forestales los trabajos mecanizados de selvicultura preventiva de incendios forestales en los montes públicos de Andalucía por valor de 4.914.786 euros.

La citada Consejería ha informado en una nota de prensa de que el plazo de ejecución de las actuaciones es de 30 meses, y éstas permitirán generar un total de 14.000 jornales.

Estas actuaciones se llevarán a cabo con maquinaria pesada y comprenden la realización de cortafuegos; en concreto, áreas y líneas cortafuegos y fajas auxiliares junto a vías de comunicación.

La selvicultura preventiva comprende todas las acciones de manejo de vegetación que se ejecutan en terrenos forestales y cuyo fin principal es facilitar el acceso a los medios terrestres de extinción y sirvan de apoyo a los planes de operaciones del operativo, así como disminuir o interrumpir la propagación de incendios forestales.

En los terrenos públicos, la selvicultura preventiva no se desarrolla de forma generalizada, sino en base a una planificación forestal de carácter plurianual, según ha explicado la Consejería de Medio Ambiente.

Con esta adjudicación, la Consejería ha asegurado que garantiza la continuidad de los trabajos selvícolas que en la actualidad se están acometiendo, que dividen el territorio en ‘parcelas forestales‘ con el objeto de frenar el avance del fuego.

De esta manera se crea una red planificada basada en criterios técnicos para proteger el conjunto del monte público andaluz.

Durante el año 2017, la Consejería actuó de forma mecanizada sobre 3.821 kilómetros lineales de cortafuegos y manualmente en otros 6.052. A estos trabajos hay que sumar la adecuación de 1.700 kilómetros de caminos forestales, por donde se desplazan los equipos de extinción de forma «segura y rápida, lo que disminuye el tiempo de respuesta y llegada a un fuego».

Por otro lado, el uso del pastoreo controlado de ganado con fines preventivos (Plan Rapca) supuso la actuación en más de 3.410 kilómetros lineales de cortafuegos, con 126.215 cabezas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés