Frenando la desaparición del Delta del Ebro

La iniciativa, que se ha desarrollado a lo largo de cuatro años, plantea diferentes acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en el Delta de lEbre, una zona vulnerable a la suibida del nivel del mar y de la subsistenia.

El río Ebro necesita aportar entre 1,2 y 3,5 millones de toneladas más de sedimentos para frenar la regresión de la costa aplicando medidas de adaptación, según datos del proyecto europeo Life Ebro Admiclim difundidos por la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat.

El proyecto, impulsado por el ITA, la Conselleria, la Oficina del Canvi Climàtic, la Agència Catalana de l’Aigua (ACA), el Consorci d’Aigües de Tarragona (CAT) y la Comunitat de Regants Sindicat Agrícola de l’Ebre, entre otros, demuestra que es posible frenar la subsistencia y regresión de la costa aplicando medidas de adaptación.

La iniciativa, que se ha desarrollado a lo largo de cuatro años, plantea diferentes acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en el Delta de l’Ebre, una zona vulnerable a la suibida del nivel del mar y de la subsistenia.

- Advertisement -

El retroceso costero es superior a los 10 metros por año en la zona de la desembocadura del Ebro, donde la pérdida de humedales se ha evaluado en 150 hectáreas entre los años 1957 y 2000, este problema se acentúa por la subida del nivel del mar como consecuencia del cambio climático y por el hundimiento, de forma que casi un 50% de la superficie del Delta podrá quedar afectada por este fenómeno durante este siglo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés