Navarra regulará las actividades con incidencia medioambiental

El Gobierno de Navarra ha aprobado una iniciativa de ley foral reguladora de actividades con incidencia ambiental, para prevenir y disminuir impactos en el medio ambiente.

El texto establece los controles administrativos ambientales previos a la instalación y puesta en marcha de las instalaciones, proyectos y actividades que puedan producir molestias, alterar las condiciones del medio ambiente o producir riesgo de afecciones para el mismo.

La nueva norma sustituirá a la hasta ahora vigente Ley Foral de Intervención para la Protección Ambiental (conocida como LEFIPA) de 2005, una norma que precisaba una actualización para adaptarla al nuevo marco jurídico europeo y estatal, más exigente con la protección de las personas y del planeta, y también a las nuevas actividades económicas y a sus posibles nuevos impactos en el medio ambiente.

En la rueda de prensa posterior a la sesión de Gobierno, la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, ha subrayado este aspecto, señalando que «quince años después, era necesario reconfigurar el sistema de autorizaciones ambientales en Navarra para hacerlo ágil y facilitador de los procedimientos, en un momento en el que consideramos además prioritario reforzar las exigencias con el medio ambiente».

- Advertisement -

Tras la aprobación del proyecto, el texto será enviado al Parlamento de Navarra para su debate y, en su caso, aprobación.

El objeto del proyecto de ley es prevenir y reducir la contaminación y el impacto ambiental sobre la atmósfera, el agua, el suelo, el paisaje y el medio natural de determinadas actividades, públicas o privadas, como medio de alcanzar la máxima protección posible del medio ambiente en su conjunto.

Según el texto aprobado, los principios de «prevención, de precaución o cautela, de quien contamina paga y de economía circular» son los que deben inspirar la intervención ambiental de las Administraciones Públicas de Navarra, así como los principios de «reparación o corrección de los impactos ambientales, preferentemente en la fuente misma, y de participación».

Más agilidad y eficacia

Partiendo del objetivo de ganar en eficacia y agilidad en las tramitaciones, el proyecto de ley elimina duplicidades en los procedimientos y establece su trámite de «la manera más sencilla posible».

En lo que respecta a las entidades locales donde se desarrollan estas actividades, el proyecto simplifica el trabajo de trámite y gestión, estableciendo que los municipios solo otorgarán la correspondiente licencia de actividad clasificada para aquéllas que no requieran algún tipo de informe previo del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente.

En el caso de las actividades que requieran de esa intervención, será el propio Departamento el que conceda la autorización necesaria (nueva autorización ambiental unificada) y lleve a cabo su seguimiento y control.

El proyecto busca también garantizar el ejercicio del control y seguimiento necesarios para el cumplimiento de la normativa vigente, así como asegurar la corresponsabilidad de la ciudadanía y las empresas, de manera compartida con las Administraciones, que deben conceder las autorizaciones y/o licencias en los plazos establecidos.

Además, el Gobierno ha señalado que el texto se ha elaborado bajo estas premisas generales, y en su redacción se han recogido las aportaciones y sugerencias de los sectores sociales implicados, así como de los diversos departamentos de la Administración de la Comunidad foral.

Proyectos y actividades con riesgo de afección ambiental

El ámbito de aplicación del proyecto se concreta en el apartado de anexos, donde el texto determina qué proyectos, instalaciones, actuaciones y actividades deberán solicitar, bien autorización ambiental unificada, o bien licencia municipal de actividad clasificada, en determinados grupos de actividad.

En concreto, estos grupos de actividad son:

  • Instalaciones de combustión / energéticas,
  • Producción y transformación de metales,
  • Industrias minerales, industria química,
  • Gestión de residuos,
  • Industria del papel, el cartón y derivada de la madera,
  • Industria textil y del calzado, industria del cuero,
  • Industrias agroalimentarias,
  • Explotaciones ganaderas,
  • Consumo de disolventes orgánicos,
  • Industria de la conservación de la madera,
  • Tratamiento de aguas residuales,
  • Captura de CO2,
  • Artes gráficas, i
  • Instalaciones de almacenamiento y
  • Actividades comerciales y servicios.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés