Plan de Recuperación del conejo en Doñana

«Sólo debe contemplarse la liberación de conejos como alimentación suplementaria para linces en zonas controladas, así que un Plan de Recuperación del conejo es imprescindible y urgente, pero se deben priorizar las actuaciones de mejora de hábitas y la reducción de las amenazas mediante una moratoria de la caza de la especie en toda la comarca»

Ecologistas en Acción ha solicitado un Plan de Recuperación de conejo en el área de Doñana para priorizar «la mejora de hábitats y una moratoria de la caza de la especie antes que las sueltas masivas», que afirman pueden resultar «contraproducentes».

«Sólo debe contemplarse la liberación de conejos como alimentación suplementaria para linces en zonas controladas, así que un Plan de Recuperación del conejo es imprescindible y urgente, pero se deben priorizar las actuaciones de mejora de hábitas y la reducción de las amenazas mediante una moratoria de la caza de la especie en toda la comarca», han anunciado desde la asociación.

Así, Ecologistas en Acción ha exigido a la dirección del Espacio Natural de Doñana que explique y justifique en la Comisión de Biodiversidad «por qué se opta por la introducción de conejos y no por una moratoria de la caza del conejo en toda la Comarca de Doñana», cuando el análisis de resultados de actuaciones similares en Doñana demuestran «su ineficacia», con el agravante de que se pueden estar introduciendo «nuevas variantes virales de la Neumonía Hemorrágica Vírica, nuevos parásitos intestinales, o incluso nuevos patógenos».

«Desde hace más de 10 años el conejo no levanta cabeza en Doñana, se han introducido miles de individuos sin apreciarse signos de recuperación», han indicado desde la asociación. Las sueltas de conejos en el medio producen un aumento momentáneo en las densidades para volver a niveles iguales e incluso inferiores a los de antes de la suelta de conejos, como ha constatado la propia Estación Biológica de Doñana en los censos que realiza.

La legislación actual es «muy exigente» con los movimientos de fauna, precisamente para evitar que se puedan contagiar poblaciones sanas con nuevos parásitos, patógenos o sus variantes llevados por los animales traslocados. Este sería el caso en Doñana, al estar circulante en las poblaciones de conejos una nueva variante de la enfermedad hemorrágica vírica (NHV). Por tanto, si la introducción de conejos en Doñana no garantiza que no se corre este riesgo se estaría cometiendo «no sólo una grave irresponsabilidad sino también una acción punible legalmente».

«Hay serias dudas de que los mecanismos de vacunación tradicionales que funcionan en los ámbitos controlados de la producción ganadera puedan ser aplicables del mismo modo en los ecosistemas naturales», han apuntado desde la asociación. «Reclamamos las garantías necesarias de que las poblaciones introducidas de conejos están libres de estos riegos y entendemos que con el estado actual de conocimientos sólo estaría justificada la suelta en casos excepcionales para la alimentación suplementaria en cercados de alimentación para el lince ibérico, donde la escasa población natural de conejo obligaría al abandono de los linces de los territorios que vienen ocupando», han explicado.

Del mismo modo, desde Ecologistas en Acción exigen «la aplicación del principio de precaución y ante la duda, que se actúe sobre seguro, siendo la mejora de hábitats y la reducción de las amenazas como una moratoria de la caza del conejo, los mejores remedios a medio y largo plazo para solucionar los problemas de la población del conejo en Doñana y en el resto de Andalucía».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Animales sacrificados para hacer ropa

10 fósiles vivientes

CREAF en la COP15 de la biodiversidad

Volcanes más peligrosos del mundo