No aprobamos el Plan Hidrológico del Cantábrico Occidental

En la citada votación efectuada sobre este asunto el  representante de la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies  hemos tenido que votar en contra del Plan presentado por las siguientes razones

Se celebro esta semana el Consejo del Agua de la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Occidental (Asturias y Cantabria), en reunión celebrada en Santander, acordó, con el voto en contra de los representantes de las asociaciones ecologistas, y otros, informar favorablemente el proyecto de revisión del Plan Hidrológico de la Cuenca y remitirlo al Gobierno de España para su aprobación.

En la citada votación efectuada sobre este asunto el representante de la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies hemos tenido que votar en contra del Plan presentado por las siguientes razones:

- Advertisement -

1.- Cumplimiento de los objetivos de la Directiva Agua (2000/60CE, de 23 de octubre de 2000, incorporada al ordenamiento jurídico español mediante el Texto Refundido de la Ley de Aguas, RDL 1/2001)). Desde la promulgación de la Directiva Agua, en el año 2000, en general, y en los últimos años, en particular, se ha ido produciendo una mejora en la gestión hidrológica ambiental de esta cuenca y una cierta asimilación de la filosofía y criterios de gestión medioambiental del agua. Asimismo, el presente Plan supone un importante trabajo técnico, un avance en varios aspectos medioambientales y una aportación de información relevante. Asimismo parece que va a ser la primera vez que se cumplen sin retrasos importantes los plazos de presentación o revisión de este tipo de planes establecidos en la Directiva y formalmente se recogen los contenidos y principios señalados en ella. No obstante, pese a esos avances, entendemos que el presente Plan y las medidas que contiene se hayan aún muy lejos de responder a los criterios, filosofía y objetivos de la Directiva Agua señalados en su artículo 1, en particular la necesidad de prevenir todo deterioro ambiental y proteger y mejorar el estado de los ecosistemas acuáticos y promover el uso sostenible del agua.

2.- Recuperación de costes (art. 9 de la Directiva). En este Plan no se plantean medidas novedosas verdaderamente efectivas de recuperación de costes y de gestión de la demanda de agua (ahorro), tal como señala la Directiva. Se alegan dificultades en la distribución de competencias administrativas entre distintos organismos públicos, locales, regionales y estatales. Tampoco se valoran de forma adecuada y suficiente los costes ambientales, ni los costes del recurso. Ambos se infravaloran, con lo que parece que la recuperación de costes es mayor de lo que es en realidad. El análisis de estos temas es superficial y formal, sin repercusiones en las medidas a tomar. No se busca con éxito la eficiencia en el uso del agua ni el ahorro.

3.- Participación ciudadana. Se ejecutó de manera voluntariosa, pero también formal, sin profundizar en ella ni facilitar o fomentar una participación real y efectiva de los ciudadanos y las asociaciones. La complejidad, volumen y, en algunos casos, falta de claridad de los documentos, dificultó ese intento de promover la participación.

4.-Falta de transparencia. Parece que no se define el contenido real del plan en lo que se refiere a determinadas inversiones, muy contestadas y significativas. Por ejemplo no se aclara si se renuncia definitivamente, o no, a la construcción de un nuevo embalse en Caliao (Parque Natural de Redes), y otros, de altísimo impacto ambiental en espacios protegidos o de alto valor, o si todavía se quieren mantener vivos en alguna medida esos proyectos dentro de un proyecto genérico de mejora del abastecimiento del área central de Asturias para el que se describen varias alternativas, sin escoger ninguna, y se proponen 80 millones de euros. Esos nuevos embalses y las políticas antiguas que representan, entendemos que ya no caben el marco de la Directiva Agua (mejora medioambiental y gestión eficaz de la demanda) y en un contexto además, de abundancia de recursos hídricos de todo tipo, declive demográfico e industrial, necesidad de priorizar el saneamiento y posible caída de la demanda futura de agua, sobre todo si se ponen en marcha medidas de gestión adecuadas.

5.-Evaluación ambiental estratégica. Es confusa y genérica, no se evalúa realmente el Plan y sus medidas de forma concreta y crítica ni se proponen alternativas sino que se da por bueno, sin mas, e incluso en el resumen no técnico se concluye elogiando el plan, creemos que de forma poco motivada e improcedente en una evaluación de este tipo.

6.- Educación, sensibilización y concienciación ambiental. Prácticamente se ignora esta cuestión, sobre todo desde el punto de vista de definición de medidas y asignación de recursos económicos.

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés