A raíz de las extinciones aparecieron la gran diversidad de vertebrados

Un nuevo estudio del Museo de Historia Natural de Berlín y la Universidad de Lincoln examinó el resultado de las radiaciones adaptativas entre los primeros amniotas, desde hace 315 a 200 millones de años. Este período fue testigo de tiempo algunos de los cambios en el clima más profundos a escala global

Los períodos de extinción masivas en la Tierra, más que las adaptaciones evolutivas, han sido clave en la diversificación de los amniotas: los vertebrados terrestres dominantes de la actualidad.

Un nuevo estudio del Museo de Historia Natural de Berlín y la Universidad de Lincoln examinó el resultado de las radiaciones adaptativas entre los primeros amniotas, desde hace 315 a 200 millones de años. Este período fue testigo de tiempo algunos de los cambios en el clima más profundos a escala global, incluyendo la dramática disminución de la capa de hielo polar del sur, la desaparición de las selvas ecuatoriales, aumentos de la temperatura y sequía prolongada. El período de tiempo en estudio incluyó la extinción masiva más grande en la historia de la Tierra, hace unos 252 millones de años.

El concepto de la radiación adaptativa es central para la biología evolutiva moderna. Una radiación adaptativa es un aumento muy rápido en el número de especies en un grupo, como resultado de la frecuencia de una innovación evolutiva clave, que da ventaja a un grupo sobre los competidores y da acceso a nuevos recursos. A menudo, si la aparición de la innovación adaptativa coincide en el tiempo con un gran aumento en la riqueza de especies, se asume que la innovación es responsable de ese patrón.

Los científicos utilizaron métodos estadísticos para identificar que grupos presentes entre los amniotas fueron significativamente más ricos en especies que sus parientes cercanos, y trataron de identificar los factores responsables de este desequilibrio. Los resultados sugieren que, por lo general, grandes diferencias en la diversidad entre dos grupos muy relacionados no se debían a que más especies evolucionasen en el grupo más grande, sino más bien a que más especies del grupo pequeño se habían extiguido.

Un hallazgo clave de la investigación es que incluso la aparición de una importante innovación en el grupo más grande no desencadena una amplia proliferación de especies hasta que se produce una nueva extinción.

Neil Brocklehurst, un postdoctorado en el Museo de Historia Natural de Berlín en Berlín, es el autor principal del artículo. Él dijo: «Parece que las innovaciones clave no promueven los aumentos masivos en la riqueza de especies, sino que amortiguación el riesgo de extinción cuando los tiempos se ponen difíciles.»

Como parte de su estudio, los científicos examinaron la evolución de los terápsidos dicynodontia, un grupo de herbívoros extintos, en estrecha relación con los mamíferos. Hace unos 270 millones de años, un dicinodonte evolucionó un pico sin dientes con movimiento hacia atrás y hacia delante de la mandíbula inferior, adaptaciones funcionales claras para ayudar a procesar material vegetal. Sin embargo, no fue hasta 10 millones de años más tarde, con ocasión de un evento de extinción menor, cuando los dicinodontes comenzaron a competir con sus parientes cercano y se hicieron muy diversos.

Un patrón similar se observa en los dinosaurios sauropodomorfos, el grupo del que saldrían los mayores vertebrados terrestres de todos los tiempos, como el célebre Brachiosaurus expuesto en el Museo de Historia Natural de Berlín. Sus miebros no se harían significativamente más diversos en relación a sus parientes cercanos,

hasta un evento de extinción masiva que tuvo lugar a finales del Triásico, casi 30 millones de años después de su primera aparición.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés