España. 50 millones de hectáreas de las que el 55,1% son forestales

La superficie terrestre de España asciende a unos 50 millones de hectáreas, de las que la superficie forestal ocupa el 55,1 por ciento, lo que le sitúa en el segundo país de la Unión Europea por detrás de Suecia en bosques, según los indicadores ambientales de 2015 presentados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que señalan que la superficie marina alcanza 1 millón de kilómetros cuadrados.

El ‘Informe Anual de Indicadores: Agricultura Alimentación y Medio Ambiente’ se realiza cada año por la unidad de análisis y prospectiva a partir de datos propios y de otras fuentes, como la Unión Europea.

El estudio analiza los indicadores medioambientales y también describe el medio territorial y social, así como los principales parámetros macroeconómicos, financieros y de cobertura de riesgos del sector agrario, pesquero y de la industria agroalimentaria, englobando también el análisis de los mercados, el consumo y la comercialización.

El estudio incluye cuestiones como el estado del entorno físico y territorial, el agua en su disponibilidad, calidad y uso; la generación y gestión de recursos; la energía; y la emisión de gases de efecto invernadero y cambio climático, entre otros.

- Advertisement -

Así, señala que de los 50 millones de hectáreas de superficie total de España, el 36,7 por ciento está ocupadas por bosques; el 28 por ciento por tierras de cultivo; el 16,4 por ciento por matorral y suelo desnudo; el 13,9 por ciento por pastizales y el 5 por ciento restante por superficies edificadas, carreteras o ferrocarriles.

Del total la superficie protegida terrestre y marina en España –dentro de la Red Natura 2000 y Espacios Naturales Protegidos– alcanza 23,4 millones de hectáreas. El estudio concluye que esta superficie ha aumentado un 17,2 por ciento desde 2008.

En cuanto a la superficie forestal, tanto la arbolada como la desarbolada, ocupa 27,6 millones de hectáreas, el 55,1 por ciento del territorio, lo que convierte a España en el segundo país de la Unión Europea en importancia de superficie forestal por detrás de Suecia. También en este ámbito se observa un crecimiento, del 6,8 por ciento desde el año 1990.

En total, el 40,5 por ciento de la superficie forestal en España está protegida (11,2 millones de hectáreas), y de esta, la mayor parte –7,4 millones de hectáreas– está arbolada, mientras que en torno al 70 por ciento de la superficie protegida es forestal.

En cuanto a los incendios, señala que en 2015 afectaron a 102.946 hectáreas, lo que afecta al 0,37 por ciento de la superficie forestal española.

También en superficie marina, España está en el primer puesto de la UE en longitud de litoral, ya que las costas se extienden por 7.879 kilómetros en los que vive el 58 por ciento de la población española, casi 23 millones de personas.

Además, España dispone de más de 1 millón de kilómetros cuadrados de aguas marinas, más o menos el doble que la extensión terrestre del país, lo que sitúa a España como el segundo país de la Unión Europea en superficie marina.

El informe valora de forma positiva los avances «importantes» en la gestión de las costas en manera de protección y consecución del buen estado medioambiental del mar.

En concreto, el litoral se define como la zona que se extiende entre los límites superior e inferior donde alcanza la acción del oleaje, siendo una zona de transición entre el continente y el medio marino. Así, el 18,2 por ciento son playas, incluidas playas con dunas y paseos; el 19,5 por ciento, acantilados; el 21,1 por ciento, costa baja rocosa e islotes; el 27,7 por ciento, terrenos bajos inundables, ríos, arroyos, ramblas, rías y otros. Asimismo, la costa antropizada, incluidos los terrenos que se han ganado al mar, las concesiones, adquisiciones o afecciones, faros, puertos, espigones y marinas alcanzan el 13,5 por ciento del total.

Respecto al agua dulce y a las reservas de agua embalsada, los indicadores de 2015 señalan que el año hidrológico 2014-2015 tenía un volumen de agua del 55,1 por ciento, un 7,6 por ciento menos que en el año hidrológico anterior. Si bien, el consumo de agua fue de 4.324 hectómetros cúbicos, un 3,6 por ciento menos que en 2012. También el consumo medio diario por habitante en el hogar fue de 130 litros, un 3,7 por ciento menor que en el año anterior.

Por otro lado, el informe incluye también resultados sobre el estado de las aguas superficiales naturales y concluye que el 43,4 por ciento presentaba un «buen estado ecológico» en 2014, y el 56,8 por ciento logró un «buen estado químico». Mientras, el 61,3 por ciento de las aguas artificiales o muy modificadas presentaron un buen potencial ecológico.

«La evolución de la calidad de las aguas continentales, establecida en función de la demanda biológica de oxígeno, ha sido positiva en los últimos años. En 2014, el 90,7% de las estaciones presentaron una baja contaminación orgánica», afirma el informe.

Por otro lado, según, el Informe de Calidad de las Aguas de Baño de España 2014, la calidad de las aguas de baño se califica como excelente en gran parte de las aguas continentales (un 56%) y marítimas (un 88%).

En 2015 se han declarado las primeras 135 reservas naturales fluviales, que son áreas protegidas para la mejora del estado de las aguas y los ecosistemas asociados. De estas, se han aprobado las primeras 82 zonas, cuya longitud asciende a un total de 1.755 kilómetros.

DISMINUYEN LOS RESIDUOS

Por otro lado, el documento señala que la generación de residuos municipales en España en 2013 fue de 449 kilos por habitante, un 4 por ciento menos que el año anterior y destaca que lo «más importante» es que se mantiene la tendencia descendente desde 2006, y se sitúa por debajo de la media de la Unión Europea (481 kg/hab).

Del total de los envases, el 73 por ciento de los envases y residuos generados se sometieron a algún tipo de valorización y del total el 66,5 por ciento fue reciclado.

Del mismo modo, el informe apunta que las emisiones de gases de efecto invernadero en 2014 en España llegaron a 333,8 millones de toneladas de CO2-equivalente, un 0,53 por ciento más que el año anterior.

Por sectores, el de procesado de energía supuso el 71 por ciento de las emisiones globales, seguido de las actividades agrícolas (13%), procesos industriales (11%) y residuos (5%). Por tipo de gas, el CO2 sigue siendo el principal gas emitido (78% del total), seguido del metano (12%) y del óxido nitroso (7%).

Finalmente, en 2014 España ha registrado un ligero descenso para contaminantes medidos (NOx: 739,5 Kt, compuestos orgánicos volátiles no metánicos: 590,2 Kt, SOx: 241,7 Kt y NH3: 399,8 Kt), de los que sólo el amoniaco ha superado el techo de emisión.

EP

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés