El proyecto de sondeos en Baleares necesitará evaluación ambiental por daños a la fauna

Según la resolución, que publica este martes el Boletín Oficial del Estado (BOE) el estudio realizado por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente concluye que «no se puede asegurar la eficacia del programa de vigilancia ambiental en las medidas adoptadas para minimizar el impacto sobre la fauna marina».

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente requirá una evaluación de impacto ambiental ordinaria para analizar el proyecto MEDSALT-2, de investigación científico-marina en zonas sometidas a la jurisdicción española mediante sondeos acústicos con cañones de aire comprimido de alta presión (airguns), porque prevé que puede producir impactos adversos «significativos» para la fauna marina.

Según la resolución, que publica este martes el Boletín Oficial del Estado (BOE) el estudio realizado por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente concluye que «no se puede asegurar la eficacia del programa de vigilancia ambiental en las medidas adoptadas para minimizar el impacto sobre la fauna marina».

El proyecto es promovido por el Instituto Nazionale di Oceanografía e di Geofisica Sperimentale (INOGS) di Trieste (Italia), en el área marina comprendida entre las islas de Ibiza y Mallorca y al sureste de Ibiza y Formentera, en aguas de entre 100 y 2.800 metros de profundidad.

- Advertisement -

Así, según la organziación Alianza Mar Blava, tanto el Instituto, como la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación pretendían someter el proyecto «solamente» al procedimiento de evaluación de impacto ambiental simplificada, un trámite «mucho más corto» que el promotor trató de solventar aportando un simple Informe Preliminar Ambiental y en el que se efectuaban una serie muy limitada de consultas ambientales previas a Administraciones y algunas entidades interesadas.

La organización pidió al Ministerio el archivo «directo y definitivo» del proyecto MedSalt-2, puesto que su ejecución «causaría impactos muy negativos al medio ambiente, así como económicos a la pesca, y las medidas correctoras propuestas por el promotor no servirán para evitar estos impactos».

Por otra parte, han explicado que la petición de una EIA ordinaria para evaluar con detalle los efectos significativos y las medidas preventivas del proyecto también fue planteada por los Consells insulares de Ibiza, Formentera y Menorca, así como por la Dirección General de Espacios Naturales y Biodiversidad del Govern y por la Comisión balear de Medio Ambiente.

Ahora el Ministerio obliga al promotor a que solicite el inicio de un procedimiento de evaluación ambiental ordinario, a elaborar un Estudio de Impacto Ambiental y a pasar por un periodo de información pública para que la ciudadanía, las entidades y organizaciones interesadas y la Administración puedan efectuar alegaciones al mismo.

El proyecto MEDSALT-2 se encuentra enmarcado dentro de la red científica Europea COST Action CA15103 MEDSALT, cuya finalidad es comprender las causas, cronología, mecanismos de desarrollo y consecuencias, del depósito salino del Mioceno superior en la cuenca Mediterránea. Pese a su apariencia científica, la Alianza Mar Blava ha reiterado que es conocedora del interés expresado por varias compañías petroleras en el proyecto MedSalt-2, por las posibilidades que les abre para la exploración de hidrocarburos en la zona.

En su resolución, el MAGRAMA destaca algunos argumentos de la respuesta de Alianza Mar Blava a las consultas ambientales previas. Entre ellos, que el nivel de ruido que generarán los airguns tendrá consecuencias fatales para la fauna marina, incluyendo ballenas y delfines, así como peces de interés comercial.

El Ministerio, entre sus conclusiones principales, también ha establecido que la zona a explorar por MedSalt-2 se encuentra cerca de espacios pertenecientes a la Red Natura 2000. En consecuencia, según Mar Blava, «no se puede valorar adecuadamente el impacto del proyecto sobre los espacios protegidos y sobre la fauna protegida».

Así, la resolución señala los impactos indirectos que el proyecto tendría «en cualquier caso» contra algunos espacios protegidos cercanos y en concreto en las ZEC-ZEPA del Archipiélago de Cabrera, en el Espacio marino del sur de Mallorca y Cabrera, el Espacio marino del poniente de Mallorca. Precisamente, subraya que en estos espacios, al menos habitan ocho especies de cetáceos comunes y la tortuga marina Caretta caretta de interés comunitario que podrían verse directamente afectados.

Finalmente señala que, respecto a los peces e invertebrados, hasta el promotor reconoce que, debido a la escasez de estudios, no se puede garantizar la no afección a dichas especies, entre ellas, el atún rojo. Existen también graves deficiencias en el Programa de Vigilancia Ambiental del promotor.

EP

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés