Deshielo descubre los fósiles más antiguos de la Tierra

“Los científicos encuentran los que podrían ser los fósiles más antiguos conocidos hasta la fecha, por culpa del deshielo producido por el Calentamiento Global. Se trata de una roca con estromatolitos, estructuras en capas pequeñas de hace 3,7 millones de años, que son los restos de una comunidad de microbios que vivían allí.”

Los más antiguos

La primera evidencia fósil de la vida en la Tierra se ha encontrado entre unas rocas de casi cuatro mil millones de años que quedaron al descubierto al derretirse parte del hielo en Groenlandia, producto del calentamiento global que experimenta nuestro planeta.

Los científicos creen que este descubrimiento eleva las posibilidades de que exista o haya existido vida en Marte hace muchos eones atrás, cuando ambos planetas tenían condiciones climáticas similares y el agua del planeta rojo era líquida.

- Advertisement -

Los expertos encontraron pequeñas jorobas, de entre uno y cuatro centímetros de altura sobre las rocas en el área de Isua situada al sur oeste de Groenlandia, que identificaron como restos de grupos de microbios fósiles, similares a los que se encuentran en la actualidad en los mares y océanos, desde Bermudas hasta Australia.

A diferencia de los huesos de los dinosaurios, en este tipo de fósiles no se conservan los restos de una antigua criatura, sino que son algo así como montículos de minerales que tienen unos pocos centímetros de espesor y que pueden haber sido depositados por algunos microbios, mucho tiempo después de que se formó la Tierra.

Una nueva visión de la historia de la Tierra

Si se confirman los primeros datos, estas comunidades fosilizadas de bacterias conocidas como estromatolitos habrían vivido en etapas muy anteriores a las de los encontrados en Australia, que hasta ahora se creían eran la evidencia más temprana de la vida en la Tierra y fuero pre datados con una antigüedad 220 millones de años.

«Esto indica que la Tierra ya no era un auténtico erial hace 3.7 mil millones de años, sino que había evolucionado hasta ser un lugar donde la vida podría florecer.», explicó Allen Nutman, de la Universidad de Wollongong, autor principal del artículo que habla de estos hallazgos y que fue publicado en la revista Nature.

La Tierra se formó hace 4.6 billones de años y la sofisticación relativa que revela el contenido de los estromatolitos indica que la vida había evolucionado rápidamente después de un bombardeo de asteroides que se produjo hace unos 4 millones de años.

«Los estromatolitos contienen miles de millones de bacterias… y parecen el equivalente a unos grandes complejos de apartamentos,» dijo Martin Van Kranendonk, uno de los co-autores de la publicación, perteneciente a la Universidad de Nueva Gales del Sur.

Van Krakendoc da una explicación muy práctica de qué es lo que sucedió hace miles de años, pidiendo que los lectores imaginen el fondo del mar, un sitio profundo y apenas habitado hace casi 4 millones de años: allí comenzó la lenta formación de los estromatolitos.

Como la luz solar era un 30 por ciento más tenue que la actual, Marte también tenía agua en la superficie, lo que lleva a los científicos a concluir que, es posible que estas formaciones también existan bajo el hielo marciano. Si es así, también allí habría habido formas de vida.

Abigail Allwood, del Instituto de Tecnología de California, escribió en un comentario en Nature, en el que expresaba que: «gracias a estos nuevos descubrimientos creemos que la idea de que Marte constituya una morada potencial para algún tipo de vida en el pasado, resulta muy prometedora».

El gobierno de Groenlandia trata de ser optimista ya que el derretimiento de algunas de las zonas de “hielos eternos” por efecto del Calentamiento Global podría exponer a la luz más minerales y dar nuevas pautas a los científicos acerca de la historia de la Tierra.

Un largo estudio

El profesor Allen Nutman ha estado investigando las antiguas formaciones rocosas en el Cinturón Supercrustal en Isua durante más de 30 años, a sabiendas de que las rocas contienen una firma única de carbono, pero hasta ahora, no estaba claro si el nuevo descubrimiento había sido creado por antiguas formas de vida o cambios en la roca causada por el calor y la presión.

Durante una de sus visitas a la zona hace cuatro años, el equipo encontró un nuevo afloramiento que había quedado a la vista por el derretimiento de la nieve del verano. «Hubo algunos nuevos afloramientos que, según se pudo comprobar mediante el cotejo con fotografías aéreas históricas, no habían sido expuestas en al menos los últimos 40 años más o menos», dijo el profesor Nutman.

Esas rocas llevaban características inusuales que el grupo de científicos reconoció al instante. «Se veía que el plano de estratificación no era regular como se hubiese esperado, sino que tenía una distribución irregular de protuberancias o montículos a lo largo» fue la explicación del profesor Nutman.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés