Técnicas de Wall Street explican deslizamientos en la corteza terrestre

Un nuevo estudio de la Universidad de Washington concluye que la misma técnica puede utilizarse para detectar el movimiento gradual de las placas tectónicas, lo que se conoce como terremotos de «deslizamiento lento».

Los agentes de bolsa recurren a rastreadores especializados para decidir cuándo comprar o vender una acción, o saber cuando el mercado está empezando a cambiar de tendencia.

Un nuevo estudio de la Universidad de Washington concluye que la misma técnica puede utilizarse para detectar el movimiento gradual de las placas tectónicas, lo que se conoce como terremotos de «deslizamiento lento».

Estos movimientos no liberan cantidades dañinas de energía sísmica, pero los científicos están empezando a entender cómo pueden estar vinculados a los denominados ‘Big One’.

- Advertisement -

La nueva técnica puede identificar con rapidez deslizamientos lentos desde una sola estación del Sistema de Posicionamiento Global. Toma prestado el índice de fuerza relativa de la industria financiera, una medida de la rapidez con que el precio de una acción está cambiando, para detectar deslizamientos lentos dentro de una serie de observaciones GPS.

El artículo ha sido publicado en diciembre en el Journal of Geophysical Research: Solid Earth.

«Siempre he tenido interés en las finanzas, y si usted va a cualquier sitio web de cotización de valores hay todos estos indicadores diferentes», dijo en un comunicado el autor principal Brendan Crowell, un científico de investigación de UW en Ciencias de la Tierra y el Espacio.

«Este índice particular se destaca en su facilidad de uso, pero también porque no necesita información -como volumen de existencias, volatilidad u otros términos- más allá de la única línea de datos que analiza para un comportamiento inusual».

El estudio prueba el método en más de 200 estaciones GPS que registraron deslizamientos lentos entre 2005 y 2016 a lo largo de la zona de falla Cascadia, que va desde el norte de California hasta el norte de la isla de Vancouver.

«Observar la Zona de Subducción de Cascadia -que es el área de deslizamiento lento más estudiada del mundo- era una buena manera de validar la metodología», dijo Crowell.

Los resultados muestran que las estimaciones de esta técnica simple para el tamaño, la duración y la distancia de recorrido de los eventos de deslizamiento lento mayor coinciden con los resultados de análisis más exhaustivos de las observaciones a lo largo de la falla.

Descubierto a principios de los años 2000, los deslizamientos lentos son un tipo de terremoto silencioso en el que dos placas se deslizan inofensivamente una sobre otra durante semanas o meses. En Cascadia el deslizamiento corre hacia atrás desde el movimiento típico a lo largo de la falla. Un deslizamiento lento aumenta ligeramente las posibilidades de un terremoto más grande. También puede estar proporcionando pistas, que los científicos aún no saben cómo descifrar, a lo que está sucediendo en la física en el límite de la placa.

El monitoreo regular de terremotos depende de los sismómetros para rastrear el temblor del suelo. Eso no funciona para los deslizamientos lentos, que no liberan suficiente energía para enviar ondas de energía a través de la corteza terrestre para alcanzar los sismómetros.

En su lugar, la detección de deslizamientos lentos depende de los datos del GPS. «Si no tienes mucha energía sísmica, necesitas medir lo que está pasando con otra cosa: el GPS está midiendo directamente el desplazamiento de la Tierra», dijo Crowell.

En las estaciones GPS, el mismo tipo de sensores utilizados en teléfonos inteligentes están asegurados a tubos de acero que se cementan al menos 35 metros (115 pies, o alrededor de 10 pisos) en roca sólida. Al minimizar el ruido, estas estaciones pueden detectar cambios de escala milimétrica en la posición en la superficie, lo que puede usarse para inferir movimientos profundamente subterráneos.

El uso de estos datos para detectar deslizamientos lentos significa actualmente comparar diferentes estaciones GPS con procesamiento de datos complejos. Pero gracias a los esfuerzos de los ‘broker’ que quieren saber rápidamente si comprar o vender, el nuevo estudio muestra que el índice de fuerza relativa puede detectar un deslizamiento lento de una sola de las 213 estaciones GPS a lo largo de la Zona de Subducción Cascadia.

El éxito inicial sugiere que el método podría tener otras aplicaciones geológicas. «Quiero ser capaz de usar esto para las cosas más allá de deslizamiento lento», dijo Crowell. «Podríamos usar el método para ver los efectos sísmicos de la extracción de agua subterránea, la inflación volcánica y todo tipo de otras cosas que no podemos estar detectando en los datos del GPS».

La técnica podría aplicarse en lugares que no están tan bien estudiados como el noroeste del Pacífico, donde la actividad geológica ya está siendo monitoreada de cerca. «Esto funciona para estaciones de todo el mundo-en islas, o áreas que son bastante escasamente pobladas y no tienen un montón de estaciones de GPS», dijo Crowell.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés