Descubiertos los primeros peces de cueva de Europa

La profesora Jasminca Behrmann-Godel, de la Universidad de Konstanz, en Alemania, explica que su ubicación muy al norte de Alemania Meridional es sorprendente. «Es espectacular ya que antes se creía que las glaciaciones del Pleistoceno habían impedido que los peces colonizaran hábitats subterráneos hasta el norte», afirma.

Investigadores han descubierto los primeros peces de cuevas europeos. Un aficionado al buceo, Joachim Kreiselmaier, fue el primero en avistar el pez, una locha en el género ‘Barbatula,’ viviendo en un sistema de agua subterráneo difícil de alcanzar, en Alemania Meridional, como se detalla en un artículo publicado este lunes en la revista ‘Current Biology’.

La profesora Jasminca Behrmann-Godel, de la Universidad de Konstanz, en Alemania, explica que su ubicación muy al norte de Alemania Meridional es sorprendente. «Es espectacular ya que antes se creía que las glaciaciones del Pleistoceno habían impedido que los peces colonizaran hábitats subterráneos hasta el norte», afirma.

Sus estudios genéticos de los peces junto con el conocimiento sobre la historia geológica de la región sugieren que la locha de la caverna surgió recientemente, en los últimos 20.000 años. «Fue sólo cuando los glaciares retrocedieron que el sistema se convirtió en un hábitat adecuado para el pez», añade Arne Nolte, de la Universidad de Oldenburg/Instituto Max Planck de Biología Evolutiva, en Plön.

A pesar de ese periodo relativamente corto de tiempo evolutivo, los peces ya muestran adaptaciones características de los peces de cueva «reales». Como explica Jörg Freyhof, del Instituto Leibniz para la Ecología de Agua Dulce y Pesquerías Internas (IGB) Berlín, sus ojos son mucho más pequeños, parecen casi curvados hacia adentro y su color ha desaparecido. También tienen barbillas alargadas en forma de bigotes en sus cabezas y fosas nasales más grandes que los peces relacionados que viven cerca de la superficie.

RÁPIDA ADAPTACIÓN A HÁBITATS SUBTERRÁNEOS

Joachim Kreiselmaier avistó por primera vez las lochas en agosto de 2015 mientras exploraba las partes más profundas del sistema Danubio-Aach, que sólo se puede alcanzar bajo condiciones particularmente secas en verano y otoño. Al darse cuenta de que los peces le «parecían extraños», sacó algunas fotos y las mostró al geólogo aficionado y coautor Roland Berka, quien contactó con Behrmann-Godel, a la que conocía de su trabajo anterior. El coautor del estudio y taxonomista de peces Freyhof confirmó más tarde que el pez podría estar mostrando adaptaciones a la cueva.

«No más de 30 buzos han llegado al lugar donde se han encontrado los peces –resalta Kreiselmaier–. Debido a la visibilidad generalmente mala, la fuerte corriente, la temperatura fría y un laberinto en la entrada, la mayoría de los buceadores no vuelven otra vez allí a bucear». Pero eso no detuvo a Kreiselmaier.

En noviembre de 2015, en otra inmersión, Kreiselmaier logró capturar un espécimen vivo, lo que permitió a los científicos estudiar sus características con mayor detalle. Al año siguiente, capturó cuatro peces más, permitiendo un mayor estudio de la forma y la genética de la locha. Mediante la comparación morfológica y genética con los peces de superficie capturados aguas arriba y aguas abajo de la cueva, los investigadores informan que las lochas de las cavernas son, de hecho, una población aislada y el primer pez europeo conocido.

Los hallazgos muestran que la adaptación a los hábitats subterráneos puede ser rápida, requiriendo sólo unos pocos miles de años. Los investigadores dicen que seguirán estudiando este nuevo pez cueva con más detalle, incluyendo sus características genéticas, genómicas y de comportamiento. En última instancia, les gustaría explorar, a través de esta locha recién descubierta, los primeros pasos hacia la vida en las cuevas.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Escándalo del pollo de Lidl

Animales peligrosos de Europa

COP19 de CITES: tiburones y rayas

COP15 2022