Nace una cría de foca monje del Mediterráneo en una playa

La pasada semana, se registró en una playa de la reserva marítmo-terrestre de la península de Cabo Blanco (Nouadhibu, Mauritania) el nacimiento de una cría de foca monje. La hembra, subadulta, y la cría también hembra fueron localizadas al pié de un acantilado por la patrulla foca monje de la Fundación CBD-Hábitat de la reserva, constatándose el buen estado de los animales.

 

Este hallazgo supone un acontecimiento de importancia mundial para la conservación de la especie, pues es la primera vez en toda su área de distribución mundial y desde el siglo XV, que se registra el nacimiento de una foca monje del Mediterráneo en una playa.

 

Hasta esa época, y para protegerse del hombre y los predadores, las focas monje alumbraban sus crías en playas de islotes o en el continente al pie de acantilados, considerado como el óptimo para su reproducción. Sin embargo y debido a la persecución de que fueron objeto por el hombre, fueron casi exterminadas en todo el mundo y las que sobrevivieron lo hicieron refugiadas en el interior de profundas cuevas de la costa, algunas incluso con entrada submarina. Además la mortalidad de las crías que nacen en las cuevas es alta debido a los golpes que sufren por el fuerte oleaje que se produce en el interior de las cuevas. Por ello, desde hace años los expertos han propuesto que se promuevan acciones para que las focas volvieran a criar en playas, demostrándose con este nacimiento que la especie es capaz de recuperar su hábitat perdido, pues se dudaba que pudiera cambiar sus hábitos de cría.

 

El nacimiento de la nueva cría ha estado propiciado por las actuaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino para la ejecución del Plan de Acción para la recuperación de esta especie, dependiente del Convenio de Animales Migradores Amenazados (CMS). Con este objetivo el MARM promovió la firma en Tenerife el año pasado, de un Memorando de Entendimiento para su ejecución entre los cuatro países de su área atlántica (España, Marruecos, Portugal y Mauritania).

 

El Plan promueve la cooperación entre ellos y está coordinado por el servicio de especies amenazadas del MARM. Con el nacimiento de esta cría se cumple uno de sus objetivos prioritarios, que incluye además una red de Zonas de Conservación para la especie.

 

En el marco del Plan se está ejecutando en Mauritania un proyecto financiado por España, para la colonia de Cabo Blanco por parte de la Fundación española CBD-Hábitat, junto a las autoridades marroquíes (INRH, E&F) y mauritanas (INRH, PNBA), varias ONGs locales y Tragsega.

 

El proyecto cuenta además de con el apoyo financiero del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, con el de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, el O.A. Parques Nacionales, la Fundación Biodiversidad y la Secretaría General del Mar, y a nivel internacional con el de la Fundación Internacional MAVA, PRCM, Euronatur y Oceancare.

 

El proyecto realiza la vigilancia de la reserva donde se hallan las cuevas de cría, el control y seguimiento de la colonia, así como las iniciativas de cooperación con Mauritania en educación medioambiental, formación en pesca sostenible y seguridad pesquera y en divulgación y participación de la flota pesquera española que opera en aquellas aguas.

Al comienzo del proyecto (año 2000), únicamente sobrevivían un centenar de focas; gracias a los esfuerzos realizados en estos últimos años en el marco del proyecto del MARM y del Plan de Acción, la situación ha ido mejorando notablemente, habiéndose duplicado la población en la actualidad. Los buenos resultados que se están obteniendo, han servido para que organismos como la IUCN, en su última asamblea en Barcelona, aprobase una resolución instando a los gobiernos de los países a continuar apoyando los esfuerzos en la conservación de esta especie emblemática.

 

La Foca monje del Mediterráneo es uno de los 10 mamíferos más amenazados de extinción del mundo. Según la UICN quedan menos de 500 ejemplares, refugiados en enclaves aislados del mar Mediterráneo y el Atlántico oriental. En España hasta mediados del siglo pasado todavía se reproducía en las costas de Baleares, Levante y Canarias.

 

Hoy día está extinguida de la península y sólo está presente en las Islas Chafarinas (Melilla) y en las islas Canarias, donde aparecen ejemplares ocasionalmente. En el Atlántico existen dos poblaciones, una en las islas Desertas (Madeira) y la otra en la península de Cabo Blanco. Esta última es la más importante y la única que queda en el mundo que forma una colonia.

 

Esta previsto que la cría se denomine sofía, en honor a SSMM la reina Doña Sofia, que desde hace tiempo se ha mostrado interesada y ha ayudado a los proyectos de conservación de la foca monje del Mediterráneo, además de haber estado de visita hace dos años en Nouadhibou (Mauritania) interesándose y apoyando el proyecto que allí se realiza con esta especie.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés