Las hormigas transportan restos fósiles

Este estudio constata, según Fesharaki, que «si esta acción fuese intensiva en una determinada zona, podría afectar a los estudios petrológicos para la inferencia de paleoclimas».

Un estudio en hormigas ‘Messor barbarus’ ha demostrado por primera vez que estos insectos transportan fósiles, y pueden influir en estudios paleoclimáticos al cambiar la composición del suelo. Según destaca el investigador del departamento de Geodinámica, Estratigrafía y Paleontología de la Universidad Complutense de Madrid y uno de los autores del estudio, Omid Fesharaki, hay «infinidad» de estudios desde hace décadas que indican que las hormigas y otros artrópodos que actúan sobre el suelo «son verdaderos ingenieros y modifican constantemente su entorno».

Ahora, este estudio constata, según Fesharaki, que «si esta acción fuese intensiva en una determinada zona, podría afectar a los estudios petrológicos para la inferencia de paleoclimas». En el estudio de las características climáticas de la Tierra en el pasado se pueden usar los análisis de las tipologías de minerales y sus proporciones en sedimentos de una determinada edad, ya que las asociaciones minerales dependerán en gran medida de la estabilidad de estos y, por lo tanto, de las características climáticas como las temperaturas o la tasa de precipitación.

La selección preferente de las hormigas puede alterar estas asociaciones minerales y, por lo tanto, falsear los datos de los estudios paleoclimáticos realizados, de ahí la importancia de tener en cuenta la acción bioturbadora de las hormigas u otros insectos a la hora de realizar este tipo de inferencias climáticas, según informa el MNCN-CSIC.

El trabajo, realizado en el yacimiento paleontológico de Somosaguas (Madrid), demuestra además, y por primera vez, que las hormigas también transportan restos de fósiles, lo que abre la puerta a utilizar esta actividad como técnica de prospección paleontológica para delimitar áreas donde buscar estas reliquias. «Es una técnica relativamente fácil y barata que consistiría en el estudio bajo lupa o triado de montículos de hormigueros para encontrar fósiles en yacimientos de microvertebrados o con esquirlas de restos de macrovertebrados», explica Fesharaki.

Así eligen los granos

Otra de las conclusiones está relacionada con los granos transportados. En estudios previos se ha descrito que las hormigas seleccionan los tamaños que más les interesan para sus construcciones. En este trabajo, los investigadores describen cómo, determinando incluso qué materiales son los favoritos de estas hormigas en la construcción de sus galerías.

Así, han determinado que esta especie prefiere extraer los granos de tamaño medio frente a más finos o más gruesos y que se decantan antes por extraer el feldespato que el cuarzo, probablemente siguiendo criterios de estabilidad mecánica y facilidad de transporte.

«Tal vez porque en sus obras de ingeniería son capaces de diferenciar qué tipos de tamaños de granos y qué composiciones minerales son los que van a dar mayor estabilidad a las estructuras que construyen y, por lo tanto, el resto que desechan son los que extraen fuera del hormiguero», supone el científico de la UCM.

Entre las técnicas utilizadas para la investigación, se encuentran el contaje con microscopio petrográfico para poder comparar la composición mineralógica de sedimentos modificados de los hormigueros con los que no han sido modificados por estos insectos, el triado u observación bajo lupa de restos fósiles o el análisis de las granulometrías de montículos para comparar con datos previos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Aves capaces de atacar humanos

Cuánto pesa el planeta Tierra

Qué son las especies invasoras

Animales tóxicos