El árbol aliso rojo favorece el ecosistema porque come rocas

La investigación también promueve la comprensión de un conjunto específico de árboles que son conocidos por su capacidad para fertilizar naturalmente los bosques al convertir el nitrógeno atmosférico en formas disponibles para otras plantas.

Al aprovechar los nutrientes de la roca madre, los árboles de aliso rojo (‘Alnus rubra’) desempeñan un papel clave en los ecosistemas de bosques saludables. Investigadores de la Universidad Estatal de Oregón y el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) determinaron que el aliso rojo, a través de su relación simbiótica con bacterias fijadoras de nitrógeno, aprovecha los nutrientes que están atrapados en el lecho de roca, como el calcio y el fósforo.

Este proceso acelera la disolución de la roca y libera más nutrientes minerales que permiten que las plantas y los árboles crezcan. El estudio, publicado en PNAS, aborda las implicaciones a largo plazo de cómo los nutrientes se abren camino en los ecosistemas, que sostienen su crecimiento y productividad a largo plazo y, en última instancia, almacenan carbono, dice Julie Pett-Ridge, geoquímica del Colegio de Ciencias Agrícolas de OSU y coautora del estudio.

La investigación también promueve la comprensión de un conjunto específico de árboles que son conocidos por su capacidad para fertilizar naturalmente los bosques al convertir el nitrógeno atmosférico en formas disponibles para otras plantas. Este proceso, llamado fijación de nitrógeno, es esencial para los ecosistemas naturales.

«El nitrógeno proviene principalmente de la atmósfera, pero más de 20 otros nutrientes proceden principalmente de la roca –afirma Pett-Ridge–. Hemos establecido una conexión entre estos dos procesos. Los árboles fijadores de nitrógeno, que sabíamos que eran especiales por la forma en que traen nitrógeno de la atmósfera, también tienen una capacidad única para acelerar el suministro de nutrientes derivados de la roca».

Aportan nutrientes para los bosques

El aliso rojo es un árbol caducifolio nativo del oeste de América del Norte. Está estrechamente relacionado con otras especies de alisos en todo el mundo. Como todas las especies de aliso, el aliso rojo puede liberar nitrógeno al suelo a través de nódulos en sus raíces. En cierto modo, el aliso rojo «come» rocas, dice el autor principal del estudio financiado por la Fundación Nacional de Ciencia Steven Perakis, ecologista del USGS.

«Estos árboles no solo pueden agregar nitrógeno a los ecosistemas, sino que también pueden aportar todos los otros nutrientes que los bosques requieren para crecer y almacenar carbono –subraya Perakis–. Ese conocimiento puede contribuir a la sostenibilidad de las prácticas forestales en los bosques gestionados. Los agricultores descubrieron hace mucho tiempo que los nutrientes eran esenciales para mantener la productividad. Estos procesos tardan un poco más en aparecer en los bosques».

El nitrógeno es el nutriente más importante para la vida vegetal, pero el nitrógeno atmosférico es inútil a menos que su enlace químico sea degradado por las bacterias. Algunas especies de árboles, como el aliso rojo, han formado una relación simbiótica con las bacterias fijadoras de nitrógeno. Las bacterias tienen una enzima que convierte el nitrógeno atmosférico en amoniaco, lo que promueve el crecimiento de las plantas.

En el estudio, Pett-Ridge y Perakis observaron seis especies diferentes de árboles que crecen en el Bosque Estatal de Tillamook, en la Cordillera de la Costa de Oregón: abeto Sitka, abeto Douglas, cicuta occidental, cedro rojo occidental, arce de hoja grande y aliso rojo. Recogieron hojas para analizar su composición de isótopos de estroncio, que revela las fuentes de nutrientes de los árboles. Determinaron que las hojas de aliso rojo mostraban una huella digital más fuerte de nutrientes derivados de la roca que los otros árboles.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés