Qué debes hacer si encuentras un animal silvestre herido

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha recomendado no tocar a las crías de animales silvestres, aunque se encuentren solas porque, en realidad sus progenitores sí se ocupan de ellas.

Este es uno de los consejos que ofrece el ministerio a la hora de actual ante un animal enfermo o herido a través de la nueva guía de vigilancia sanitaria de la fauna silvestre.

Tal y como indica, se pueden encontrar crías de animales solas que parecen estar heridas, sin embargo, en muchas especies animales, como corzo o liebre, las crías permanecen aisladas de los adultos la mayor parte del día, por lo que se trata de una situación normal.

En este sentido, recuerda que hay que tener en cuenta que muchas especies de fauna silvestre y en especial todas las rapaces están protegidas por ley, por lo que tenerlas en casa sin previa autorización constituye un delito.

- Advertisement -

Asimismo, explica que los centros de recuperación de fauna, dependientes de las comunidades autónomas, y algunas entidades sin ánimo de lucro que colaboran con las comunidades autónomas, son los que se ocupan de rehabilitar los individuos de fauna silvestre que ingresan en sus instalaciones, para su eventual devolución al medio natural.

En cuanto a la manipulación de animales lesionados, afirma que hay que tener en cuenta que en la agonía pueden dañar a personas con sus garras, pico o dientes, transmitiendo incluso algunas enfermedades.

Así, MAPA advierte de que conviene protegerse las manos al capturar o manipular un animal mediante guantes o paños y, en caso de lesiones, desinfectar la herida y consultar a un médico.

En caso de que el animal sea un ave silvestre, especialmente las rapaces, sugiere cubrir al ave con una manta o toalla para taparle la vista y recogerlo desde la espalda sujetando primero las garras y, en el caso de las garzas, cirgüeñas y buitres, la cabeza.

Además, resalta la importancia de mantener al animal en una caja de cartón, a oscuras y alejado de las personas, y alertar lo antes posible al centro de recuperación, al Seprona o a las autoridades competentes.

Por otro lado, apunta que evitar su manipulación para no empeorar lesiones traumáticas o el estado de salud debido al estrés.

Finalmente, subraya que hasta su llegada al centro de recuperación, un ave herida no debe comer o beber, pues podría regurgitar y aspirar trozos de comida durante el traslado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés