16 ejemplares de buitre leonado han sido atendidos por el Centro de Recuperación de Especies Quiebrajano

El Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) Quiebrajano de Jaén, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, ha atendido en 2009 a 16 ejemplares vivos de buitre leonado (Gyps fulvus) y se ha hecho cargo de otros dos hallados muertos.

   En un comunicado, el delegado provincial de Medio Ambiente, José Castro, destacó que la «gran especialización» alcanzada por el personal y los técnicos de estas instalaciones en el trabajo con aves, especialmente rapaces, ha hecho posible unas cifras positivas en las recuperaciones de esta especie.

   Según Castro, «los responsables del CREA han logrado que 11 de estos 16 ejemplares vivos que han recibido tratamiento hayan podido ser devueltos al medio natural después de una gran labor de cuidado veterinario».

   Del resto de ejemplares, tres de ellos murieron durante el proceso de recuperación debido a que llegaron al centro en muy malas condiciones y otros dos animales permanecen aún en el centro con problemas de plumaje y de recuperación de lesiones por traumatismos, precisó el delegado.

   Los últimos cinco ejemplares tratados fueron soltados el pasado 5 de diciembre en el Puerto de las Palomas, en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, un espacio natural idóneo para estos animales, que disponen en las inmediaciones de muladares para su alimentación, unas instalaciones donde se deposita carroña de forma controlada.

   «Estos ejemplares se integrarán con normalidad y pasarán a formar parte de las poblaciones naturales de la zona tras una media de un mes en proceso de recuperación de sus heridas», afirmó. Además, el CREA suspende en la época invernal más rigurosa las sueltas por ser un periodo de temperaturas muy extremas en las que los recursos y la posibilidad de supervivencia de estos ejemplares pueden verse comprometidos.

CAUSA DE LOS INGRESOS

   Según detalló el delegado, un alto porcentaje de los ingresos de buitres leonados registrados en el centro se debió al debilitamiento y la desnutrición de los jóvenes nacidos en el año. Son ejemplares que se dispersan y alejan de la zona de nidificación desde agosto hasta finales de año, llegando incluso a localizarse en el sur de la península ejemplares del norte de España que han acudido atraídos por las temperaturas más cálidas.

   Los análisis realizados a los dos ejemplares que ingresaron muertos en el centro han demostrado que uno de ellos sufrió un atropello y el otro falleció tras una pelea por comida, una circunstancia corriente en el caso de estos animales, que se reúnen en grandes grupos en torno a la carroña.

   Otras de las causas de atención de los buitres leonados atendidos han sido enfermedades de tipo digestivo y pulmonar, muy comunes en la especie o los traumatismos por colisión o caídas. «Especialmente llamativo» es uno de los casos atendidos, ya que se trataba de un ejemplar que tenía una cuerda atada a un ala y signos evidentes de haber permanecido en cautividad un tiempo, una conducta reprobable a juicio del delegado de Medio Ambiente, ya que contrasta con la especial colaboración ciudadana a la hora de poner en conocimiento de los técnicos del CREA el hallazgo de cualquier animal dañado o enfermo.

   «En ocho de cada diez casos atendidos tenemos que agradecer a la sensibilidad de la población el hecho de que podamos atender con éxito y a tiempo cada caso, y es necesario recordar a quienes realizan prácticas reprobables que estas se encuentran tipificadas como delito y que pueden ser gravemente sancionadas», manifestó.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés