Día Mundial del Mono 2021

Desde el año 2003 y gracias a la popularidad que le dieron los estudiantes de la Universidad de Michigan, cada 14 de diciembre celebramos el Día Mundial del Mono; en realidad no importa dónde o cómo se originó esta fecha, lo cierto es que nuestros primos simios se lo merecen.

¿Qué objetivo tiene esta fecha?

Los monos son una familia de animales de los que en la actualidad existen unas 260 especies que se encuentran esparcidas por todo el planeta. 25 de estas especies han sido catalogadas por la IUCN e incluidas en su Lista Roja como en ‘grave peligro de extinción’. Y estos son los casos más graves, pero no los únicos, porque las amenazas que pesan sobre ellos son innumerables.

Los cazadores furtivos, que se dedican a surtir al mercado negro del trafico de especies son las principales causas de la desaparición de estos animales. Cada primate procedente de las zonas en las que existen conflictos armados, puede ser intercambiado por dinero o directamente por armas, para continuar con la lucha.

Los monos, según las especies a las que pertenezcan son considerados excelentes mascotas, se lucra con ellos gracias a sus habilidades de aprendizaje, se experimenta en laboratorios o directamente son empleados como alimento. La merma en el número de individuos y la captura de crías agrava la vulnerabilidad de las colonias.

Tampoco ayuda el hecho de que, la deforestación acabe con los hábitats naturales de estos simios o los fragmenta, de forma que se vuelve muy difícil el contacto entre comunidades, que caen en la endogamia, por lo que la falta de variedad genética acaba por afectarlos de diferentes formas (baja reproducción, malformaciones, etc.).

Por ello, esta fecha es fundamental para que las personas puedan enterarse de cuáles son las condiciones en las que viven estos simios y que tipo de amenazas se ciernen sobre ellos, porque solo el conocimiento del problema puede lograr que entre todos se consigan soluciones eficientes para que los monos de todo el mundo tengan mejores vidas y se los respete y cuide.

Tan parecidos y tan diferentes

Los monos y los humanos nos parecemos en muchísimos aspectos, aunque hay muchas cosas de las que bien podríamos aprender

Primates

Es el nombre de la orden de mamíferos del tipo placentario al que pertenecen, tanto los monos como los seres humanos, que a su vez se divide en estrepsirrinos, que son los que tiene la nariz torcida (loris y lémures) y los haplorrinos (monos, humanos, gibones y grandes simios).

Genética

Con varias de las especies más emblemáticas de simios, apenas nos diferencia un puñado de genes, puesto que los humanos y los monos compartimos entre el 93 y el 98% de información genética, lo que nos convierte en primos cercanos en la línea evolutiva de la vida.

Sonrisa y enojo

Si bien no usan sonidos, los científicos han comprobado que los monos son capaces de reírse y hasta de carcajearse y de igual modo pueden manifestar enojo, con gestualizaciones características.

Comunicación

Ya sea mediante diferentes registros de sonidos, como por gestos, olores y otras triquiñuelas, los monos son capaces de mantenerse comunicados entre sí. Y muchas especies pueden aprender y usar el lenguaje de los signos.

Conflictos

Los monos más agresivos pueden resolver un problema de ‘mala manera’, pero también emplean técnicas disuasorias y disciplinantes y los bonobos utilizan el sexo para acabar con todo tipo de problemas.

Depresión

Estos son los animales que peor llevan los cambios en sus vidas, de hecho, los casos de estereotipia más graves se han visto justamente entre los monos que pueden caer en graves depresiones, igual que los humanos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés