Andalucía sustituye al cientifico que se opuso al oleoducto de Alfonso Gallardo

Ginés Morata, prestigioso biólogo, ha durado dos años al frente del Consejo de Participación de Doñana. Ha sido uno de los pocos que se han «atrevido» a informar contra los intereses de el partido. Frente a ellos, Morata defendió los intereses de Doñana y de la sostenibilidad ecológica: se pronunció contra la construcción de un oleoducto y cuatro poliductos, que deben enlazar el Puerto Exterior, situado en Palos de la Frontera, con la localidad pacense de Los Santos de Maimona, dónde el empresario Alfonso Gallardo, vinculado familiarmente a dirigentes del PSOE en Extremadura, quiere construir una planta para el refinado de petróleo. Y ha sido destituido.

    En su lugar, la Junta ha colocado al ex presidente del Gobierno Felipe González, que será quien presida desde ahora el órgano de representación de los sectores sociales, políticos y económicos implicados en el Espacio Natural. Un cargo que, en plena crisis económica, seguramente servirá para «disminuir los graves problemas económicos por los que debe estar pasando la familia González».
 

   Eso sí, contrariamente a Ginés Morata, prestigioso biólogo, el abogado y político sí que tendrá reparos en mostrar oposición alguna a la faraónica obra, contestada por todo tipo de organizaciones ecologistas, medioambientales, paisajistas y patrimoniales, pero también por organizaciones económicas, que no ven la conveniencia del proyecto.

     El nombramiento fue aprobado el martes por el Consejo de Gobierno andaluz. Como justificación, la Junta ha pretextado una supuesta «consideración y el prestigio internacional que ha alcanzado Doñana por su propia acción personal y por la labor de los gobiernos que presidió». La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, ha sido la mayor defensora de González de quien ha destacado que es «un gran conocedor de la comarca por sus frecuentes estancias».

     En diciembre de 2008 el profesional se posicionó contra el oleoducto durante un pleno del consejo, a sabiendas de que eso significaría su destitución, como reconoció y ha ocurrido. El Gobierno andaluz no quería que el Consejo de Participación se pronunciara sobre el oleoducto, a pesar de la amenaza clara que supone para Doñana y otros espacios naturales, situados en las provincias administrativas de Huelva y Sevilla. Recuérdese que hace tan sólo cinco meses, un vertido en la línea marítima de la refinería de Cepsa en Palos, llenó de alquitrán las playas de Doñana. Un aviso de uno de los riesgos que supone la construcción del oleoducto y la plataforma para carga y descarga, que debería situarse en la ría del Odiel-Tinto.

     Varios miembros del Consejo se han pronunciado contra la destitución del científico, cuya posición fue calificada en su momento por la Consejera de Medio Ambiente de «llamativa». Aunque entonces la llamóó también «personal y respetable». Un año después ha dejado de parecérselo, y han prescindido de sus servicios. Para Juan Romero, representante de Ecologistas en Acción, «Morata era un científico imparcial, y en este caso fue valiente con su voto, pese a las presiones del PSOE. Se alineó con los científicos; su papel fue importante y lo ha pagado con el puesto. Ya le advertimos que después de ese voto, le quedaban dos telediarios.»

    De la misma forma se expresa Juan Carlos del Olmo, de WWF (la entidad que lazó la primera voz a favor de la conservación de Doñana y que reunió el dinero para comprar la primera finca, dónde se instaló la Reserva Científica), «Ginés se salió del guión y la decisión de ahora tiene que ver con aquello. El oleoducto es una barbaridad, porque significa la llegada de 200 superpetroleros a la costa; el riesgo de derrames aumentará en una zona muy delicada. Espero que Felipe González no politice aún más la situación y busque soluciones a los problemas, que son muchos, y que el parque vuelva a la palestra internacional que ha abandonado».

     Sin embargo, Romero teme que el papel del ex presidente sea el contrario: «Maquillar las actuaciones destructivas en Doñana». Recuerda que «es un pro nuclear y su modelo de sostenibilidad es el puro desarrollismo, porque apoyó a la petroquímica extremeña. Y eso es justo lo que no necesita Doñana.»

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Internacional del Conejo 2022

Los mamíferos más amenazados de Europa

ANSE protege y estudia murciélagos

Día Mundial del Rinoceronte 2022