Desarticulan en Huesca una red que traficaba con especies protegidas

Entre los animales intervenidos se encuentran varios leones, un tigre, un lobo ibérico, un lince europeo, un guepardo, tres pumas y varias aves rapaces, según confirmó a Europa Press el jefe del Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, Arturo Notivoli, que coordinó dicha operación.

   Notivoli explicó que la Guardia Civil de Huesca inició la investigación de este caso gracias a la colaboración ciudadana cuando recibió un aviso de que una persona estaba ofertando por Internet la venta de un ejemplar de lobo ibérico. «El Seprona de Huesca ha llevado a cabo esta operación porque fue la unidad que tuvo conocimiento de lo que ocurría y la que comenzó a investigar los hechos, independientemente de que la red operase a nivel nacional», dijo.

   Notivoli añadió que en la provincia de Huesca lo único que está en curso dentro de esta operación fue la incautación de un ejemplar de puma. «Esta es la única relación que ha tenido la operación Lobezno con la provincia oscense, además de diversas transacciones comerciales ilícitas de animales apalabradas y constatadas con gente de Aragón que no se han llevado a cabo», sostuvo. La red actuaba en las provincias de Huesca, Tarragona, Girona, León, A Coruña, Málaga, La Rioja, Murcia, Sevilla y Huelva.

EN PÉSIMAS CONDICIONES

   La organización transportaba los animales desde países del este de Europa, de forma ilícita y en furgonetas de alquiler, recorriendo extensas distancias sin descanso y en pésimas condiciones de bienestar y sanidad animal. Todos estos animales estaban indentificados con documentación falsificada. Igualmente, durante el desarrollo de la operación, se ha podido averiguar que comerciaban con especies autóctonas, todas ellas de ilícita procedencia.

   La operación han permitido la detención de E.D.P., de 22 años de edad y vecino de Tarragona; J.R.C.S., de 25 años y vecino de Tarragona; A.D.B., de 26 años y vecino de Málaga; P.H.R.S., de 27 años y vecino de León; D.L.F., de 57 años y vecino de León; B.D.C.B., de 50 años y vecina de León; I.J.V., de 34 años y vecino de La Rioja y J.B.M., de 46 años y vecino de Sevilla. También ha resultado imputado L.S.R.D., de 48 años y vecino de Girona, como presunto autor de un delito contra la fauna.

   Este tipo de comercialización «mueve mucho dinero», ya que, según informó Notivoli, algunos de estos ejemplares eran vendidos por altas cantidades económicas, como los 2.500 euros por los que fue vendido el lobo ibérico hasta los 22.000 por los que fue vendido un ejemplar de guepardo. «Sólo uno de los componentes de esta red en tres años llegó a vender más de 400 animales, la verdad es que es un negocio muy lucrativo», afirmó.

   El jefe del Seprona de Huesca manifestó que hay personas en la provincia oscense que por capricho tienen este tipo de animales en fincas privadas. «Es muy poca la gente que sabe de su existencia, pero hemos podido constatar que hay personas que los tienen de forma ilegal», aseguró.

   En este sentido, Notivoli añadió que «la tenencia en sí no es la figura delictiva, a no ser que se haya podido demostrar algún tipo de participación, porque el hecho punible en sí es el comerciar con estos animales».

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés