Consejos útiles para el rescate de polluelos

Si te encuentras un pollo en esta situación no debes cogerlo porque no necesita tu ayuda. Esto es lo que suele pasar con muchos de los animales que recogemos. Sin darnos cuenta que ese pollo no es huérfano y siempre con la mejor intención del mundo, podemos cometer un grave error, ya que privamos al jovencito del aprendizaje necesario para sobrevivir. Nadie cuidará mejor de él que sus propios padres.

 

Otros pollos sin embargo, aún no están preparados y se caen o son echados del nido por sus hermanos, pierden a sus progenitores o bien han ido a parar a un lugar prligroso para ellos donde, a pesar de ser atendidos por sus padres, pueden ser presa fácil de algún gato, del neumático de un coche o se encuentran heridos por cualquier circunstancia. Estos sí son los verdaderos huérfanos y los que pueden necesitar de nuestra ayuda inmediata.

 

- Advertisement -

Pero…¿como sabremos reconocerlos?. De lo que se trata es de ver si sus padres siguen ocupándose de él o no. Para ello, lo más aconsejable es buscar un lugar cercano, apropiado y a salvo de posibles depredadores donde sus progenitores puedan encontrarlo: un agujero en la pared o en el tronco de un árbol, en el espesor de un arbusto o simplemente en un sitio elevado, como una rama. Ahora es el momento de alejarse del lugar durante al menos una o dos horas. Si decides regresar, aproxímate con precaución, porque durante tu ausencia sus padres pueden haberle encontrado. A una distancia prudencial (15-20 metros) quédate observando unos minutos para comprobar sí los adultos llevan alimento al pollo o si como mínimo se mantienen en contacto auditivo mediante cantos o piídos. A esto se le llama reclamo. Generalmente los pajarillos son alimentados en períodos de menos de quince minutos. Aunque te parezca que esperar unos minutos sea una «pérdida de tiempo», piensa en las horas que tendrás que dedicarte si te ocupas de la cría de un pollito que en realidad no te necesita para nada.

 

Si después de estas precauciones, estás seguro que el pollo es realmente huérfano, es un adulto herido y quieres responsabilizarte de él, a continuación te doy una serie de consejos prácticos que pueden servirte de gran ayuda.

 

Pasos a seguir: Por su bien, si quieres que vuelva a la Naturaleza de donde salió, no te encariñes nunca con un animal salvaje ni hagas de él un animal de compañía.

 

Instalarlo en una caja de cartón o de madera apropiada a su tamaño, con la base recubierta de periódicos para aislarlos del frío y con agujeros practicados para que puedan respirar. No se debe meter ningún recipiente con agua, ya que pueden derramarlo y por la noche, si no nos damos cuenta, morir por la humedad. Tampoco se debe de meter al animal en una jaula o caja de hierro, ya que puede lastimarse o romperse un ala. Mantenerle con una temperatura aceptable. Si es un

pollo, una manta eléctrica a una intensidad moderada colocada debajo de la caja o una bombilla de 60 W en un extremo de la misma, de forma que el pollo pueda acercarse o alejarse de la misma, será suficiente.

Como regla de oro, lo mejor es informarse sobre la alimentación propia de la especie e intentar imitar al máximo su dieta natural. Para ello puedes dirigirte a GREFA, teléfono que encontrarás al final de este reportaje. De todas formas, debes saber que NUNCA DEBEMOS ALIMENTAR A LOS PÁJAROS CON PAN Y LECHE.

 

Consejos para el manejo de aves traumatizadas o enfermas. El manejo de animales (especialmente las rapaces) puede resultar peligroso tanto para el animal como para nosotros, por lo que debemos tomar las siguientes medidas: Como reducir un ave:*Acercarse cautelosamente y con sigilo. * Echar una manta o paño opaco sobre el ave cubriendo la cabeza para privarle de la visión y de esta forma inmovilizarle para evitar mayores lesiones. * En aves rapaces, cuidado con las garras y el pico. * En aves de pico largo y fuerte (cigüeñas, garzas, gaviotas..), atención con el pico, ya que lo pueden dirigir hacía nuestros ojos. Transporte de aves heridas: * Utilizar cajas de cartón y si es posible almohadillar el suelo con mantas o trapos, nunca con paja que ensucia las posibles heridas. * Abrir pequeños agujeros en la caja para facilitar la ventilación. * El animal ha de quedar prácticamente a oscuras para evitar movimientos innecesarios. * No introducir recipientes con agua, pues sólo serviría para empapar al ave produciendo hipotermia (bajas la temperatura del animal). * No dar de comer antes del viaje. Las aves pueden vomitar produciéndose neumonía por aspiración en aves debilitadas, e incluso asfixia. * No transportar aves en maleteros cerrados. * No dejar aves en el interior de coches cerrados especialmente en verano. Aislamiento: El ave debe permanecer aislada en una caja en semioscuridad y suficientemente grande para que pueda comer. * Evitar ruidos y molestias innecesarios pues producen stréss perjudicial para el ave. Temperatura: * Las aves deben mantenerse a temperatura entre 21 y 27 grados C. Alimentación: Como ya hemos dicho anteriormente, depende mucho de la especie, pero en general * Muchos animales enfermos o debilitados, deben alimentarse con carne troceada en pequeñas porciones adecuadas al tamaño del animal, de modo que pueda ingerirlas y digerirlas con facilidad. * En el caso de animales con hemorragias y deshidratados, puede mojarse la carne durante unos minutos en suero salino fisiológico o glucosado 5%. Si no se dispone de suero puede fabricarse uno casero con medio litro de agua, una cucharadita de azúcar y una punta de cuchillo de bicarbonato. Una vez escurrida la carne, se administra utilizando unas pinzas.

 

En líneas generales, estas son las normas adecuadas para poder administrar los primeros auxilios a un ave huérfana, herida o enferma. No hay que olvidar, que muchas aves como las rapaces, carroñeras e insectívoras, se encuentran protegidas por la Ley 4/1989 de 27 de marzo, que prohíbe dar muerte, molestar, dañar, etc. a los animales silvestres y especialmente a los comprendidos en el artículo 29, incluyendo su captura en vivo y la recolección de sus huevos. Por tal motivo, ante la recogida de un animal de estas características, hay que dar inmediata cuenta al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) o al Centro de Rehabilitación de Animales Salvajes más cercano.

 

 

PEDRO POZAS TERRADOS

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés