Actualizar

domingo, febrero 5, 2023

100 años: la epopeya del Polo Sur

En la medianoche del 7 de junio de 1910, la embarcación «Fram» levó anclas frente a la casa de Amundsen en el fiordo de Oslo. El explorador había decidido en total secreto que su meta no iba a ser el Polo Norte, sino el sitio opuesto: el Polo Sur. El barco puso proa en dirección a la Antártida.

Amundsen, quien era «vikingo de profesión», fue el primer hombre en llegar al Polo Sur, el 14 de diciembre de 1911, cinco semanas antes que su rival británico Robert Scott.

En sus memorias, el noruego escribió sin rodeos por qué decidió cambiar el rumbo de su expedición al Polo Norte, para la cual ya había reunido gran cantidad de dinero, para dirigirse al Polo Sur: «Necesitaba con urgencia una victoria sensacional».

En realidad, el Polo Norte era un objetivo más excitante para los exploradores de los polos, pero en medio de los preparativos para la gran expedición llegó la noticia de que el estadounidense Robert Peary lo había presuntamente alcanzado el 6 de abril de 1909.

Antes, el ex médico de a bordo de Peary Frederick Cook había afirmado haber llegado al Polo Norte en 1908.

El “primer hombre en el Polo Sur”

Ante este escenario, Amundsen no vio ninguna posibilidad de lograr «fama inmortal». En cambio, la expedición al otro lado del planeta prometía la perspectiva de ingresar en los libros de los récords como el «primer hombre en el Polo Sur».

Debido a que había reunido dinero para la conquista del Polo Norte, que había sido muy promocionada, este egoísta noruego sólo compartió su plan secreto con su hermano.

El 14 de diciembre de 1911, Amundsen llegó al Polo Sur con cuatro acompañantes utilizando esquíes. Todos lograron regresar al «Fram», mientras que Scott, su rival, murió en el camino de regreso junto con todo su grupo.

El plan del noruego salió a la luz y sus compatriotas lo recibieron como un héroe. Amundsen pudo transformar en dinero contante y sonante su expedición al Polo Sur, que plasmó en libros y sobre la cual dio conferencias, por los que recibió buenas sumas.

Y además, logró hacerse un lugar en la memoria colectiva como el primer hombre en llegar el Polo Sur.

Toda Noruega festeja

Para el centésimo aniversario, los noruegos recordarán con festejos a su famoso héroe polar donde inició la travesía: frente a su casa en Uranienborg, localizada a 20 kilómetros al sur de Oslo, ante al fiordo del mismo nombre.

En las celebraciones también participarán dos hijas de Amundsen, que tienen 100 y 94 años. El barco «Fram» puede ser admirado un poco más al norte, en un museo construido para él, en la península de Bygdøy.

Con gran expectativa, muchos noruegos fascinados por las aventuras polares esperan además la publicación por primera vez de los diarios completos de Amundsen de su expedición al Polo Sur.

A partir del 7 de junio, serán publicados día por día en Internet, justo 100 años después de haber sido escritos. En paralelo se difundirán también las anotaciones de otros miembros de la expedición.

Amundsen demostró ser tan hábil para navegar al Polo Sur como para su posterior autopromoción.

Realizó algunas expediciones más y finalmente se convirtió en una leyenda cuando desapareció para siempre. En 1928 participó en el Ártico en la operación de búsqueda del italiano Umberto Nobile, que se había estrellado con su dirigible. Amundsen se precipitó con su pequeño avión cerca de la isla de los Osos el 18 de junio y hasta hoy es considerado desaparecido.

 

Pablo Kummetz – www.dw-world.de

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés