Medio Ambiente regula la recogida sostenible de setas en los parques naturales de Mariola y la Font Roja

Los directores de los parques naturales del Carracar de la Font Roja, Juan Luis Albors, y la Serra de Mariola, Raul Jordà, han presentado este viernes en Alcoy (Alicante) la normativa específica de la Conselleria para la recolección de hongos, con la presencia de representantes de los agentes medioambientales de las comarcas alicantinas de l’Alcoià y el Comptat.

   El director del Parc Natural de la Serra de Mariola, Raúl Jordà, ha destacado el interés de esta normativa «para hacer compatible la búsqueda de setas con la preservación de la fauna y flora de los espacios protegidos». «Se trata, por tanto, de que pueda recolectarse una cantidad lógica y que resulte sostenible, sin que se produzcan alteraciones del ecosistema», ha recalcado.

   Por su parte, el director del Parc Natural del Carrascar de la Font Roja, Juan Luis Albors, ha subrayado que si bien «está autorizada la recogida de hongos en los parques naturales, ésta ha de realizarse con un respeto escrupuloso a los derechos de los propietarios privados, cazadores y senderistas, y sin superar en ningún caso los límites establecidos por la normativa».

   La Conselleria de Medio Ambiente establece que la cantidad máxima de setas que podrá recogerse es de cuatro kilogramos por persona y día en los parques naturales de Mariola y la Font Roja, según se señala en el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) de estos parques. La recolección que supere esta cantidad necesitará una autorización previa.

   La normativa de la Conselleria permite la búsqueda y recogida de setas en terrenos privados, siempre que exista el consentimiento de los propietarios privados. Otro de los aspectos regulados por la normativa es la prohibición de remover el suelo, «si con ello se altera la capa vegetal de la superficie, sea de manera manual, o sea utilizando cualquier tipo de herramienta».

   Asimismo, únicamente pueden recogerse setas que hayan llegado a su tamaño normal de madurez, dejando en el lugar, sin deteriorar, los ejemplares rotos, alterados o que no sean motivo de recolección. También está prohibido el arranque de ejemplares, salvo cuando existan dudas para su identificación, en cuyo caso podrá cogerse con el pie completo. En caso de que no sea la especie previsible tendrá que dejarse otra vez en el lugar de origen.

   Según establece la normativa de la Conselleria de Medio Ambiente, para la recolección se puede utilizar exclusivamente navaja, cuchillo o similar, cuya hoja no exceda los 11 centímetros de longitud. Así, queda prohibido el uso de hoces, rastrillos, ganchos o azadas.

   Otros puntos regulados en la normativa es el transporte de los ejemplares, que deberá realizarse en cestas de mimbre, paja o caña; y el desplazamiento de las personas, que en lo posible deberá realizarse por caminos y sendas. En este sentido, se prioriza el tránsito peatonal y se recomienda la moderación en el uso del vehículo privado.

   Además de la normativa específica de la Conselleria, existe una Ordenanza Municipal de Alcoy que regula la recogida de setas, aprobada por el Ayuntamiento. En esta ordenanza se incluyen una serie de especies de hongos que se consideran protegidos.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés