La Junta incluirá dos nuevos espacios en el Inventario andaluz de Humedales, que protege ya 187 enclaves

En declaraciones a los periodistas, el consejero ha especificado que los espacios a incluir en dicho catálogo son la Laguna de San Lázaro, en el municipio sevillano de Villamanrique de la Condesa, y la cabecera del Embalse del Negratín, entre las localidades granadinas de Baza y Benamaurel.

   Según Díaz Trillo, estas dos incorporaciones ponen de manifiesto «la voluntad decidida de la Junta de Andalucía por seguir protegiendo estos humedales» y que concretamente, en el caso del embalse granadino, va a suponer la protección de 198 hectáreas «con una variedad de especies muy importantes, de las cuales, 25 de ellas son protegidas y algunas, en peligro de extinción». La Laguna de San Lázaro, sin embargo, es «un espacio pequeño de apenas dos hectáreas y media, pero de una riqueza extraordinaria», ha puntualizado.

   La inclusión de ambos espacios al mencionado Inventario supone, además, un refuerzo en la conservación de las zonas húmedas que se inició en 2002 con la aprobación del Plan Andaluz de Humedales (PAH) y que, a juicio de la Consejería de Medio Ambiente, ha aportado «múltiples beneficios» a la biodiversidad de estos entornos, ya que contribuye al filtrado de agua, la prevención de avenidas y al mantenimiento de actividades económicas que generan rentas y empleo, como la agricultura, el turismo, la caza y la pesca.

   «Hoy tenemos una gran riqueza en biodiversidad gracias a la protección de estos espacios que se inició hace 20 años y que con el Plan Andaluz de Humedales está viviendo su etapa dorada», asegura Díaz Trillo.

   Esta «etapa dorada» se refleja, por ejemplo, en que durante el pasado año 2009 se incorporaron otros cinco espacios a la Lista de Humedales de Importancia Internacional (lista Ramsar) –25 de ellos son andaluces– y en que, en estos diez primeros meses de 2010, se ha conseguido «duplicar» el número de parejas reproductoras, llegando a la cifra de 51.776, algunas de las cuales, en peligro de extinción y que ahora están «censadas con un seguimiento exhaustivo».

   Para Díaz Trillo, todos estos resultados son «alentadores», por lo que ha insistido en que la Junta seguirá impulsando su plan de conservación de humedales, en el que el año pasado invirtió un total de 14,5 millones de euros. «Desde 2002 se trabaja en la ordenación de los recursos naturales y lo seguiremos haciendo porque es un trabajo que se considera de vanguardia en toda España y Europa, ya que hasta hace poco no existían planes de este tipo nada más que en Andalucía», ha recordado.

   Dentro de estas actuaciones futuras, el consejero ha destacado la que tendrá lugar en la Laguna de los Tollos, entre las localidades de El Cuervo y Jerez, y que será «quizás la más significativa» de las realizadas hasta en momento en los humedales de Andalucía, ya que recuperará «todo un ecosistema que había sido deteriorado por la actividad minera». Se trata de un proyecto Life, patrocinado por la Unión Europea, y que supondrá una inversión de ocho millones de euros en los próximos cuatro años.

   En la actualidad, Andalucía alberga el 17 por ciento del total de las zonas húmedas españolas y el 56 por ciento de la de las áreas inundables. Además, la comunidad cuenta con 117 espacios integrados en el Inventario Español de Zonas Húmedas y con 25 en la lista Ramsar, abarcando una superficie de 145.000 hectáreas.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés