El INAGA considera ambientalmente compatible con condiciones un sector de la ampliación de Cerler

La declaración de impacto ambiental se pronuncia sólo sobre uno de los cinco sectores planteados por el promotor, en concreto sobre el de Castanesa, que se considera compatible, pero condicionado al cumplimiento de un total de 40 prescripciones, ha informado el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón en un comunicado.

   Entre ellas, figura el descarte del dominio esquiable cercano al Ibón de Basibé, así como la modificación de diez instalaciones –pistas, plataformas, balsas de agua, sistemas antialudes–.

   Igualmente, el promotor deberá presentar un nuevo plan de obras en el que recoja todas las prescripciones ambientales y se condiciona el inicio de los trabajos a la obtención por Aramón de las preceptivas autorizaciones de otros organismos, como la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

   El INAGA ha tenido en cuenta el pronunciamiento del Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón, así como los criterios de la Mesa de la Montaña. Por ejemplo, se ha aplicado el criterio de la Mesa procurando adaptar las pistas de esquí al relieve, minimizando las afecciones sobre el mismo mediante la aplicación de una técnica estadística que ha analizado la relación entre la superficie de terreno afectada y la longitud de cada pista en la totalidad de las pistas de sector.

- Advertisement -

   Esto ha supuesto que determinadas pistas deben ser rediseñadas y reducidas en su superficie en un 20 por ciento, lo que supone la reducción de un diez por ciento de la superficie esquiable total del sector.

   También se ha respetado el criterio de la Mesa de exigencia de reversibilidad para todas las instalaciones y el de seguimiento de las obras con un plan de vigilancia ambiental y la información a la población local. El condicionado impuesto determina la aplicación de las medidas para evitar impactos críticos en las especies de fauna y flora más sensibles que pudieran originar su desaparición.

PRONUNCIAMIENTO SOBRE SÓLO UN SECTOR

   El INAGA ha explicado que las características del proyecto de ampliación en su conjunto, que según el promotor se extendería durante un periodo de 16 años, obligan a considerar la evaluación ambiental de cada una de las cinco fases del proyecto como partes individualizadas, «todas ellas con entidad suficiente y acotadas temporalmente en cuanto a su desarrollo y puesta en marcha».

   En este sentido, en aplicación del principio de prevención y protección ambiental y por razones de técnica y metodología de evaluación, «la evaluación completa de todo el proyecto resulta inviable», debido fundamentalmente «a la dificultad para predecir y proyectar en ese horizonte temporal la aparición de determinados efectos ambientales», ha argumentado el INAGA.

   Ha agregado que una interpretación conjunta de la Ley de Protección Ambiental de Aragón y del Real Decreto Legislativo 1/2008 determina la «imposibilidad» de dar por válida la evaluación ambiental «más allá del horizonte temporal de los dos años», periodo que se viene señalando como plazo de inicio de las obras según criterio ya consolidado al respecto por el INAGA.

40 CONDICIONES A CASTANESA

   La declaración de impacto ambiental detalla que dada la proximidad de las instalaciones al Ibón de Basibé, recogido en el Inventario de Humedales de Aragón, en el Inventario Nacional de Humedales «y del que destaca su gran interés ecológico» se eliminará la pista prevista en ese ámbito y sus tres extensiones (pistas no balizadas), y se modificarán los sistemas antialudes ligados a ella.

   Tampoco se ejecutará la extensión cuyo origen es la plataforma 41, por no estar prevista su construcción hasta fases posteriores. Por su parte, la plataforma ubicada en el collado de Pleta Vella deberá reproyectarse minimizando el desmonte del terreno.

   También se modificará el diseño de las pistas número 31, 21, 51 y 33 para adaptarlas en mayor medida a la morfología del terreno. En la construcción de la pista 38, y en la zona de snowboard, no se podrá realizar ningún movimiento de tierras para la instalación de estos elementos.

   La pista de verano para acceder a los apoyos del telecabina de Fonchanina deberá ser anulada tras la finalización de las obras, reponiéndose los terrenos a su configuración original y restaurándose la cubierta vegetal afectada.

   Se deberán reducir las dimensiones de las balsas de Pleta Vella y Salses, teniendo en cuenta las modificaciones de la superficie de innivación, para ajustar los volúmenes de embalse y minimizar su ocupación e impactos.

   Una vez delimitadas las zonas de actuación, se realizarán prospecciones específicas para localizar flora y vegetación de interés. Los resultados del estudio serán presentados ante el INAGA, que recabará los informes expertos necesarios para su validación.

   Simultáneamente a lo anterior, se realizarán trabajos de prospección faunística en todo el ámbito espacial de esta fase, con objeto de conocer con precisión la utilización por las especies de fauna de mayor interés. Las especies objeto de estudio y la metodología serán dictaminadas por el INAGA.

   En todo caso, y de forma previa al inicio de las obras en la zona, deberá procederse por técnicos especialistas a la captura y marcaje de todos los ejemplares de lagópodo alpino presentes en los territorios de cría de la especie localizados en la zona de Basibé, lo que permitirá en todo caso un seguimiento posterior de la población. Se justificará así mismo la procedencia o conveniencia de traslocar dichos ejemplares a otras zonas del Pirineo.

NUEVO PLAN DE OBRAS

   El INAGA señala que analizados los estudios de flora, vegetación y fauna por el mismo se determinará la necesidad o no de modificar o eliminar algunas de las infraestructuras diseñadas. Con carácter previo al inicio de las obras, se presentará un nuevo plan de obras, adaptado a los resultados de los estudios complementarios de flora, vegetación y fauna.

   El cronograma del nuevo plan deberán considerar las épocas de mayor sensibilidad de las especies de fauna para evitar en lo posible perturbaciones durante el período reproductor. También se deberán señalizar los cables de la telecabina de Fonchanina y de los remontes para minimizar los riesgos de colisión de aves.

   La ejecución de las pistas de esquí y de las pistas de verano se realizará minimizando en lo posible los movimientos de tierra. Se  priorizará la utilización de materiales procedentes de cada una de las pistas para la restitución morfológica y así evitar movimientos innecesarios y favorecer una mejor integración de las nuevas unidades en el paisaje.

   En las balsas de Basibé y Salses, deberán integrarse las interfases agua-tierra mediante materiales naturales para conseguir una suficiente integración paisajística. Se deberán habilitar escalas para peces en los azudes y realizar prospecciones de la fauna acuática presente, previas a su construcción, para determinar las características constructivas más favorables para su funcionamiento y mantenimiento. Asimismo, los aparcamientos de Benifons y Fonchanina deberán contar con un sistema de recogida de aguas pluviales y aguas de deshielo tratadas.

   Las pistas de verano serán accesibles a vehículos motorizados sólo para labores de mantenimiento de la propia estación, para emergencias, para labores de inspección y control y para ganaderos con acceso a los pastos de la zona.

   Una vez finalizadas las obras, se demolerán o retirarán todas las instalaciones temporales, efectuando las labores de limpieza que se estimen procedentes y restaurando los terrenos.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés